Compartir

La actual situación del mercado laboral ha generado un caldo de cultivo idóneo para que los piratas de la contratación puedan “hacer su agosto”. Llamo piratas de la contratación (en adelante PC) a aquellas personas que te utilizan como una mercancía, se prevalen de una situación más beneficiosa para lucrarse a tu costa, aunque esto suponga un perjuicio para ti; abusan de tu desconocimiento o de tu buena fe, tratan de manipularte para conseguir fines que a veces están ocultos, etc…

Suelo decir que, del mismo modo que todos tenemos un seleccionador de futbol dentro, también tenemos un técnico de recursos humanos. Por desgracia, la nuestra, es una profesión que se presta al intrusismo, es relativamente sencillo que cualquier persona sin formación y, lo que es más peligroso, sin ética, se introduzca en el mundo de la selección de personal. Dar con un mal entrevistador puede ser una experiencia desagradable, pero dar con un entrevistador malo puede ser una experiencia irreparable cuando decidimos canalizar nuestra carrera profesional a través de sus manos.

No obstante, quiero que este pequeño artículo también sirva, en sentido contrario, de reivindicación de los buenos profesionales que, afortunadamente, también son muchos.

Llegados a este punto, y con las cartas sobre la mesa es el momento de darte unas pautas generales que podrán servirte para detectar a los PCs.

  1. El proceso de selección es muy fácilmente superable y apenas te exige esfuerzo. Cuidado cuando apenas tienes una entrevista de corta duración en la que sólo se preocupan de tu disponibilidad y poco más. Probablemente encierre un puesto en el “lado oscuro de la fuerza”, es decir, de altísima rotación, emocionalmente irresponsable y donde puede que vayas a pasarlo mal.
  2. Te hacen preguntas personales, como por ejemplo, si tienes novio, a qué se dedican tus padres, si tienes alguna enfermedad etc… Los procesos de selección de alguna gran empresa española de corte tradicionalista (y, podríamos añadir que clasista), tienen una cierta devoción por este tipo de preguntas y no son necesariamente unos PCs, mucho cuidado con este punto.
  3. No responden a las preguntas que haces. Te contestan con evasivas, no saben el horario, ni lo que vas a cobrar, el tipo de contrato es un secreto bajo llave. Hay una desinformación generalizada.
  4. Existe una cierta informalidad general. El entrevistador no tiene una imagen cuidada, la sala no está acondicionada, quedan contigo a una hora y te tienen esperando 30 mins o más, te cambian las citas, te anulan la entrevista y vuelven a concertarla sin demasiadas explicaciones… Todos estos elementos son indicadores de que podemos estar ante un PC.
  5. Te entrevistan junto con más personas. Cuidado, no es lo mismo una entrevista personal que una dinámica de grupo. Ningún extraño tiene por qué conocer tu vida, y menos si compite por tu mismo puesto.
  6. La entrevista es difícil. Cuando digo que la entrevista es difícil me refiero a que es trabada, no se produce conexión ni una auténtica comunicación, no fluye, el entrevistador te interrumpe, habla de él y no te escucha, no tiene problemas en entrar en enfrentamientos o situarte en posiciones polémicas. De nuevo más indicadores de PCs.
  7. Te explican disparates jurídicos. Te dicen que ellos no tienen que respetar un convenio laboral, que la normativa al final sólo genera problemas “para todos”, que la reforma laboral permite llevar a cabo actuaciones que desde cualquier punto de vista están al margen de la Ley etc…
  8. Hablan más de promesas que de realidades fácticas. A la hora de contratarte te tientan con promesas indefinidas que no quieren escribir en un papel. Recuerda, lo que no está en el papel no existe.
  9. Utilizan clásicos del engaño. Es difícil enumerarlos todos, pero existen decenas de mentiras consolidadas que también pueden ayudarte a detectar a los PCs. Te explico algunas de ellas:
    • – Te dicen que te hagas autónomo. Ojo, los autónomos pueden trabajar en condiciones de legalidad, pero la mayoría de las veces si te piden que te hagas autónomo estarás trabajando como un “falso autónomo”. Lo que te sitúa en una posición de desprotección respecto de la empresa.
    • – Te ofrecen un salario menor porque “el resto ya te lo devolverá hacienda el año que viene”. Esto no tiene ni pies ni cabeza.
    • – Tu salario tiene una parte variable indefinida. Claro, para qué limitarte si tú puedes llegar al infinito salarial.
    • – Tu variable no aparece en ningún sitio escrito. Como es variable para qué escribirlo.
    • – Te dan de alta en la seguridad social más tarde del día que empiezas a trabajar. De nuevo por tu bien, para que no pagues impuestos.
    • – Te hacen firmar cláusulas abusivas o de permanencia. Es decir, que si te marchas de la empresa debes pagar un dinero en concepto de indemnización (a veces puede ser legal pero muy raramente).

Los PCs darían para escribir prácticamente un libro pero, al menos, me gustaría que este breve artículo te sirviera de pequeña guía para poder detectarlos y ¡evitarlos!.

 

Formador y jugador de ajedrez en activo que encuentra analogías en la vida con el ajedrez cada día. He jugado algunas partidas buenas y bastantes malas. Sigo en continuo aprendizaje. Actualmente divulgo mis ideas en artículos aquí y en mi canal de Youtube.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here