Compartir
ajedrez niños

El miércoles 11 de febrero de 2015 a las 16:30 se votó en la Comisión de Educación y Deporte del Congreso de los Diputados una proposición no de ley sobre la implantación y fomento de la práctica del ajedrez en escuelas y espacios públicos y su promoción como deporte.

Llevamos décadas diciéndolo: son numerosos los estudios que demuestran los beneficios que tiene para los niños (y también para los adultos) jugar al ajedrez. No estamos hablando de convertir a todos los niños en estrellas del ajedrez, ni siquiera que acudan a un torneo u obsesionarse con el juego. Basta muy poca dedicación a la semana para empezar a notar sus beneficios cognitivos, sociales y emocionales. Sin tener que estar entrenando diariamente como podemos hacer los “frikis” del deporte.

ajedrez asignatura

 

Para todos los seguidores del Blog os dejo el texto original que se ha sometido a votación, junto con la Exposición de motivos a propuesta del grupo socialista.

Ojalá esta vez sí consigamos que todos los niños puedan divertirse, aprender y desarrollarse a través de esta herramienta tan barata y tan buena.

Exposición de motivos

El ajedrez desde su aparición hace ya varios siglos ha sido denominado como juego, como deporte, como filosofía, como arte e incluso como ciencia. Probablemente todas ellas son ciertas de manera conjunta y ninguna lo es por sí sola, porque acotar una disciplina tan fascinante y rica en matices y posibilidades en una sola de ellas, significa cerrar el paso a todas esas otras que también definen su esencia. La facilidad que supone poder disponer de un tablero y las correspondientes piezas, le otorgan una accesibilidad a todo tipo de personas independientemente de su situación socioeconómica. Es, por tanto, una actividad que puede practicarse en cualquier sitio y cuyo coste es muy bajo. A su vez, puede ser practicado desde muy temprana edad, contribuyendo en consecuencia a la cohesión social, la integración, la lucha contra la discriminación y e incluso contra diferentes adicciones. Diferentes estudios han acreditado que el ajedrez introducido a temprana edad puede mejorar la capacidad de concentración de los menores, desarrollar su sentido de la creatividad, estimular su paciencia y persistencia, sus capacidades memorísticas e incluso la toma de decisiones.

Por ese motivo, el pasado 15 de marzo de 2012, el Parlamento Europeo emitió una declaración por la que solicitaba a los Estados miembros que apoyaran la introducción del programa «Ajedrez en la escuela» en sus sistemas educativos. Asimismo, solicitaba a la Comisión que en su próxima comunicación ofreciera apoyo y financiación suficiente para el citado programa, así como que tuviera en cuenta los diferentes informes y estudios sobre los efectos que produce este programa en el desarrollo de los niños. En otros países, como Argentina, se ha llevado a cabo un Programa Nacional de Ajedrez educativo, instando a todas las provincias que componen el país a desarrollarlo en el ámbito de sus competencias educativas. En España el ajedrez es una disciplina que tiene arraigo desde mucho tiempo atrás en la Historia. Se considera que fue introducido en un estado primigenio por los árabes en el siglo IX en la península, habiéndole dedicado el propio Alfonso X el famoso manuscrito «El libro de los juegos», siendo no pocos quienes consideran que el ajedrez moderno se desarrolló en nuestro país. Entre los ilustres ajedrecistas españoles se encuentran nombres ilustres como los de Ruy López de Segura, Francisco Vallejo, Miguel Illescas, Arturo Pomar, Alexei Shirov, Mónica Calzetta o Iván Salgado. Sin embargo, la promoción de este deporte por parte de la Administración pública no ha tenido la dimensión real que su potencial requiere. Hoy en día, la práctica del ajedrez se desarrolla principalmente en clubes privados, Internet o los hogares domésticos siendo el fomento de los poderes públicos respecto más bien testimonial y sin coordinación alguna. Las comunidades autónomas de Aragón, Cataluña, Extremadura, Galicia y Cantabria han llevado a cabo programas para la promoción del ajedrez pero sin que haya relación entre los mismos. Asimismo, el propio Senado español en marzo del ya lejano 1995 instó al Gobierno español para que el ajedrez se convirtiera en una asignatura optativa. Pese a sus buenas intenciones y que en algunos colegios españoles llegó a adoptarse la medida, no tuvo implantación real. Por todo lo expuesto, el Grupo Parlamentario Socialista presenta la siguiente

Proposición no de Ley «El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a, en colaboración con las Comunidades Autónomas: 1. Implantar el programa “Ajedrez en la escuelaˮ con carácter general en el sistema educativo español. 2. Fomentar la práctica del ajedrez en espacios públicos, facilitando el material necesario para su ejercicio, así como garantizando el espacio físico para ello. 3. Promocionar el ajedrez como deporte y crear los vehículos necesarios para su práctica mediante convenios con empresas privadas

Palacio del Congreso de los Diputados, 13 de marzo de 2014.—Pablo Martín Peré, Guillem García Gasulla, Sofía Hernanz Costa y Mario Bedera Bravo, Diputados.—Eduardo Madina Muñoz, Portavoz del Grupo Parlamentario Socialista.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here