Compartir
fischer fotografía

El Maestro Internacional español Román Torán, escribió una interesante reseña en la mítica revista ya desaparecida “Ajedrez Español” sobre Bobby Fischer, que me parece que retrata muy bien la personalidad del genio americano:

La primera impresión que me produjo Bobby Fischer fue lamentable, y a punto estuve de sumarme a la lista de sus detractores. Luego, a lo largo del mes que duró la Olimpiada, y en el que tuve la oportunidad de conversar con él diariamente, pues los equipos de España y Estados Unidos estaban alojados en el mismo hotel, fui comprendiendo su carácter y forma de ser. En el fondo, era un muchacho de diecisiete años que no había obtenido otra experiencia en la vida que su lucha en torneos y cuya única ambición se cifraba en una meta bien definida: el título de Campeón Mundial de Ajedrez. 

No te pierdas este vídeo que he preparado para ti:

La vida de Bobby Fischer

Bobby Fischer nació en Chicago, Illinois en 1943. Fischer fue el único estadounidense que ha ganado el campeonato del mundo de ajedrez. Pero también se hizo muy conocido por su comportamiento extraño, su paranoia,  antisemitismo y anti-americanismo, a pesar de su origen judío y haberse criado en Estados Unidos.

Bobby Fischer biografía
1964 foto de archivo personal de Bobby Fischer, campeón de ajedrez EE.UU., hace una jugada durante una exhibición contra 50 jugadores. en el Hotel Knickerbocker en Hollywood. Fischer ganó 47 partidas, perdió una, hizo dos tablas.

Fischer fue criado en Brooklyn, Nueva York, por su madre, y aprendió a jugar al ajedrez a la edad de seis años. Siendo únicamente un adolescente, ya era conocido como el niño prodigio del ajedrez americano y en 1956, ganó el campeonato de ajedrez de Estados Unidos a la edad de 14 años, convirtiéndose en el campeón más joven en la historia de Estados Unidos. A los 15 años se convirtió en el Gran Maestro más joven en la historia cuando se coloca entre los seis primeros del torneo Interzonal de Portoroz 1958.

Pero había otras razones que justificaban el éxito dentro de la opinión pública americana. A pesar de su brillantez, era considerado algo así como un “verso suelto”, egocéntrico, poco colaborativo. Fischer era una persona capaz de cancelar sus encuentros de forma inesperada. De hecho, Fischer acusó a los entrenadores rusos de conspirar contra él en torneos internacionales y en la década de los sesenta se retiró durante cinco años de las competiciones internacionales.

Su consagración mundial

En 1970 Fischer volvió, y su nombre apareció flamantemente en los créditos del cartel que anunciaba el desafío contra el actual campeón del mundo ruso: Boris Spassky. En 1972 los preparativos estaban listos, y el mundo del ajedrez zumbaba ante la expectativa de un desafío histórico. Reykjavik, Islandia, el país en el que Fischer moriría en enero del 2008, fue el sitio elegido, pero a medida que el evento se acercaba, Fischer siguió demostrando su conocido comportamiento excéntrico que había llevado a sus admiradores y a detractores a cuestionarse si realmente iba a llegar a aparecer.

Incluso después de aterrizar en Islandia, Fischer mantuvo un comportamiento agresivo. Los islandeses se mostraban ofendidos, ya que el americano consideraba su país inadecuado para celebrar un encuentro de tamaña magnitud debido a ” su falta de cines y boleras.”

Bobby Fischer película
Esta imagen siempre me ha maravillado. Una mezcla de concentración y angustia.

A la polémica anterior se sumó el hecho de que Fischer quería que existiese una cobertura televisiva, pero cuando el acuerdo de televisión fue cerrado, se negó a jugar delante de las cámaras, alegando que eran demasiado molestas. También amenazó con irse, a menos que Spassky aceptara jugar en una pequeña habitación sin audiencia y sin cámaras. Además, también se produjeron discusiones sobre la elección de la mesa de juego, la iluminación, la proximidad del público… A pesar de todo, Fischer ganó el encuentro con un gran estilo.

Su muerte

Fischer murió de insuficiencia renal en 2008. Su esposa japonesa, Myoko Wakai, voló a Islandia para el funeral.
John Carlin, en un artículo titulado “El final de Bobby Fischer” (10 de febrero de 2008), describe a Fischer, durante sus últimos años, con el aspecto de un vagabundo sin hogar.

Bobby fischer

Sus dientes estaban podridos, y su pelo blanco y barba eran largas y descuidadas.

Bobby tenía una mala opinión de los médicos y los dentistas. Tenía todos los empastes de metal en los dientes extraídos porque pensaba que la radiación en ellos perjudicaría su salud, o que tal vez sus enemigos estadounidenses o rusos estarían aplicando una radiación dañina en sus molares. Fischer rara vez se cambió de ropa o se quitó la gorra de béisbol. Después de su muerte en 2008 a los sesenta y cuatro años de edad, fue enterrado a altas horas de la noche cerca de una pequeña iglesia en Islandia.

Estilo de juego

Fischer tenía un estilo de juego agresivo, racional y brillante. Siempre tenía en mente la posibilidad de entrar en un final o cómo el medio juego podría acabar desembocando en esta última fase de la partida. Para él, todo lo relacionado con la elección del momento idóneo para actuar tenía una importancia capital y esto tenía una clara repercusión en las transiciones de las fases de la partida.

Desde el punto de vista de la estrategia no podemos decir que Fischer fuera un estratega como, por ejemplo, Petrosián. Para él la estrategia era un concepto relevante pero debía tenerse en cuenta en relación a a los demás elementos de la posición. Los esquemas estratégicos y sistemáticos no eran frecuentes en las partidas de Fischer, sin embargo, hacía todo lo posible por apoderarse de la iniciativa en la primera oportunidad que tenía, aunque fuese en la apertura.

En lo que Fischer sí era un experto, era en poner en evidencia las debilidades estructurales de sus rivales después de una liquidación apropiada de piezas. Es muy difícil encontrar partidas suyas en las que teniendo la oportunidad de simplificar no lo hiciera.

No te pierdas: 4 lecciones de Fischer para ganar más partidas

La película El Caso Fischer

La película de Edward Zwick se estrena en España el 12 de agosto de 2016, nos presenta una película sobre la historia de Fischer y su lucha por el título mundial en el contexto de la Guerra Fría. Tobey Maguire interpreta a un Bobby Fischer de ojos saltones y brillantes, ofreciendo un personaje que camina entre la línea de lo despreciable y lo simpático. Fischer era desagradable y exigente, pero la nueva película de Ed Zwick hace un buen trabajo al explicar cómo llego a ser de esta manera. Su historia no sólo es trágica y fascinante, sino también un símbolo para los jugadores de ajedrez amantes del siglo 20. Y toda su evolución está tratada con bastante precisión emocional e histórica.

el caso fischer

La película es inteligente y absorbente, no deja espacios para el aburrimiento, y hábilmente tensa cuando es preciso. El drama es opaco ya que no nos ayuda a entender lo que realmente sucedía en la mente de Fischer, o cómo evolucionaba su ajedrez. Pero lo realmente interesante es que hay muchos momentos en la película que parecen demasiado raros para ser verdad, y sin embargo, nos descubren  hechos fascinantes que no son ficción y que sí que pertenecieron a la vida real, sin duda, una oportunidad única para conocer mejor al genio americano:

  • Podemos ver la casa natal de Fischer como un semillero de su conducta libertina y su radicalismo. Él nunca supo quién era su padre, y su madre era un activista política de izquierdas que vivió en la Rusia de pre Stalin durante muchos años (ella era de origen ruso-polaco-judía, pero nació en Suiza y se crió en St. Louis.)
  • También se nos muestra un pre-adolescente Bobby Fischer retando a los adultos con aplomo. Todo esto es cierto como explicaba con anterioridad. Ganó el Campeonato de Estados Unidos a los 14 años, momento en el cuál puso su mirada en el ruso y el título internacional.
  • Aparecen dos personajes llamativos. Por un lado, Marshall (Michael Stuhlbarg en la película) es un personaje curioso, sin duda el más enigmático de la película. Él fue, de hecho, abogado del grupo de rock británico Rolling Stones. Fue quien ayudó a Fischer con los visados y las asociaciones mundiales de ajedrez. Por otro lado, el sacerdote Bill Lombardy (Peter Sarsgaard) que sigue vivo en la actualidad. Lombardy fue otro chico del Bronx, en el extrarradio de Nueva York, y fue el entrenador y amigo de Fischer durante décadas. Jugó a un alto nivel, e incluso superó al eventual rival de Fischer, Boris Spassky, cuando eran jóvenes.
  • La película nos sugiere que la paranoia y la genialidad van de la mano, y son múltiples las ocasiones en las que se nos ofrecen secuencias de los delirios que Fischer tuvo en la realidad. Todo un acierto.

Después de la victoria contra Spassky, Fischer cayó en la más absoluta decadencia. Dejó de ajedrez, llegó a ser un borracho en los parques, y entró en un círculo vicioso de antisemitismo y anti-americanismo. Se opuso a la política exterior de Estados Unidos cuando accedió a jugar de nuevo contra Spassky en Belgrado a principios de los años 90. Fue un extravagante fugitivo internacional durante muchos años, hasta que finalmente Islandia le ofreció clemencia.

La película acaba con la 6ª partida, una partida maestra en la que Fischer utilizó la apertura inglesa, prácticamente nunca utilizada en su repertorio y que puso el broche de oro a una carrera brillante.

Por último, te informo de que tienes la posibilidad de participar en el sorteo de 8 entradas para ir a ver la película completamente gratis en España. Entérate aquí de cómo hacerlo.

 

13 Comentarios

  1. Como dice tu artículo genialidad y locura muchas veces van de la mano sino fíjate el estereotipo que dan a los científicos que paran metidos en su laboratorio, “científicos locos”

  2. Venga, !!vamos a participar en el sorteo de las entradas para la película deBobby Fischer!!. He leído los comentarios de Leontxo García y creo que, no dejará indiferente a nadie. A ver si hay suerte. Suerte a todos.

  3. Hola!! Llevo un año aprendiendo ajedrez y mi profesor me ha hablado mucho de Fischer y su historia. Me gustaría mucho ver la película, tiene buena pinta! y por eso participo en este sorteo. Gracias!!

  4. ¡Participo! Después de haber visto casi cien veces la película “En Busca de Bobby Fischer”, ésta seguro que me va a encantar. Como jugador aficionado de ajedrez he aprendido mucho viendo las partidas del match de 1972 y leyendo la vida de Fischer a través del grande Garry Kasparov; veamos si el director adapta bien al personaje de Fischer al film. Muchas gracias por realizar el sorteo; espero ganar.

  5. Buenas a todos.
    También me apunto al sorteo.
    El año pasado estuve en una charla de Leontxo García sobre Bobby Fisher y tengo mucha ilusión por ver la película.
    Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here