Compartir
todorcevic

Pocas personas pueden decir que han jugado contra el Campeón del Mundo Mijail Tal o contra Yuri Averbaj, pero el nuevo colaborador de The Zugzwang Blog si puede decirlo. Como comprobaréis en la entrevista, sus análisis fuera y dentro del tablero,están llenos de lucidez e impregnados de una filosofía de vida muy personal.

Os presento a Miodrag Todorcevic, un Gran Maestro serbio nacionalizado español que lleva al frente de los tableros más de 50 años y que a partir de hoy también hará su contribución al Blog, ayudándonos con su enorme experiencia a comprender mucho mejor nuestro deporte, arte y ciencia. Antes de exponer un extracto de su trayectoria, me gustaría darle las gracias públicamente, en mi nombre y en el de los lectores por sus próximas contribuciones.

Su palmarés y su trayectoria como jugador y preparador es envidiable (esto es solo un breve extracto):

  • Gran Maestro Internacional,
  • Campeón de París en cinco ocasiones,
  • Campeón de Francia  (1975) con 11 puntos de 11 partidas,
  • Miembro del Equipo Olímpico de Francés entre 1968-1977,
  • Intervención en los Juegos Olímpicos de Skoplje (1972) y Niza (1974),
  • Entrenador y Capitan del Equipo de Francia en los Juegos Olimpicos de Buenos Aires (1978), Malta (1980), Lucerna (1982), Salónica (1984), Dubai (1986) y en el Campeonato del Mundo por Equipos de Lucerna (1985),
  • Condecorado (1978),  por el Ministerio de Deportes Francés,
  • Miembro del Equipo de Yugoslavia en el Campeonato de Europa en Haifa (Israel-1989, medalla de plata),
  • Capitán del Equipo de Yugoslavia en los Juegos Olímpicos de Novi Sad (1990),
  • Nombrado “ Deportista meritorio” (1989), por las autoridades Yugoslavas, mas alta distinción deportiva,
  • Campeón del Torneo Zonal para el Campeonato del Mundo (Holanda 1987), bajo bandera de Mónaco, (Participaban jugadores de Francia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Mónaco),
  • Entrenador y jugador del Friburgo (Suiza), durante las temporadas 1987-1988.,
  • Cursos de formación de Monitores y Entrenadores organizados por la Federación Portuguesa de Ajedrez, 1998.

 

PREGUNTA: Naciste en Serbia aunque estás nacionalizado español y son muchísimos tus méritos en una carrera tan extensa, pero me han llamado especialmente la atención tus condecoraciones por el Gobierno Francés y por las autoridades yugoslavas, así como tus representaciones en distintos juegos olímpicos. Cuéntanos… ¿Quién es Miodrag Todorcevic? ¿Cuáles han sido los hitos más importantes en tu carrera?

RESPUESTA: Miodrag Todorcevic es él mismo y sus circunstancias -como se diría a sí mismo Ortega y Gasset-, aunque todo el mundo me conoce por ser un Gran Maestro de ajedrez. Ante esto, creo poder resolver las dos preguntas ya que yo soy de tal manera por lo que hice en el ajedrez.

Aprendí a jugar desde muy pequeñito, concrétamente, a los 4 años. Este amor hacia el ajedrez resultaría de la predisposición por parte de mi padre a que aprendiese e hiciese de este un gran pasatiempo. Por otra parte, el ajedrez siempre ha sido frecuentado en mi casa, desde tíos, abuelos, primos y amigos; el ajedrez, es una actividad barata, que no requería grandes medios, instalaciones o mantenimientos, por lo que era accesible para toda persona que quisiese jugar a ello, desde centros a grandes campeonatos. El Estado yugoslavo, -siguiendo la misma línea que los demás países socialistas, en su mayoría- invirtió grandes cantidades de recursos al desarrollo del ajedrez entre la población y más, a aquellos destacados para el ajedrez -hoy día conocidos como “genios”-. Aunque todo esto se daría después, tras la Segunda Guerra Mundial. El joven Miodrag, inconsciente, pudo ver, de forma inocente, cómo tras la guerra lo perdimos todo, nuestra casa, nuestra vida y sobre todo, nuestra identidad, porque al igual que yo, muchos, ante la los años posteriores a la guerra, decidimos emigrar. Unos decidieron probar en otros Estados socialistas, aunque la mayoría fuimos hacia los países occidentales, en mi caso: Francia.

todorcevicEn Francia, seguramente, se den mis hitos ajedrecísticos más importantes, desde ganar hasta en cinco ocasiones el campeonato de París, a ser el quincuagésimo campeón de Francia. Pero seguramente, lo que más me impactó fue compartir experiencia con mis compañeros de la selección francesa durante las olimpiadas, como Jacques Maclès o Michel Benoit, los cuales, hicieron de mí lo que soy, lo que pude ser y sobre todo, quienes definieron mi ajedrez al fin y al cabo, porque, fueron mis amigos y los que me lo enseñaron todo durante mi rápido ascenso.

En 1977 se me otorgaría el título de Maestro Internacional y en 1989, a mis 49 años, tras ardua lucha, mi título de Gran Maestro Internacional, con el que, no es que culminase mi carrera-ya que al principio de los 90 estuve en lo más alto de mi carrera- en el ajedrez, pero sí ya me habría hecho campeón de mis sueños.

Mis proezas son muchas, mis actividades, muchas más, pero al fin y al cabo, Miodrag Todorcevic es una persona que siempre ha amado al ajedrez, que siempre ha creído que el ajedrez es una actividad que debe ser acompañada con la vida, que no solo los grandes maestros saben de ajedrez, sino que, el ajedrez se convierta en la acción por la cual, podamos conocernos a nosotros mismos. Por eso, me disgusta bastante, a veces, el hecho con el que se nos trata a los Grandes Maestros, como entes superiores, sin alma y carentes de conexión con un ajedrez que más que estar dominado por Magnus Carlsen, su retador y las élites, está formado por el jugador principiante, por el de nivel medio y por todo aquel que ve en el ajedrez una lucha, sí, pero una lucha contra nosotros mismos: es decir, lo más grande en toda mi historia en el ajedrez ha sido, es, y será haber formado parte de que muchos niños, niñas y adultos aprendiesen ajedrez y más que sentirse tristes porque quizás solo unos pocos alcanzarán cotas de competitividad importantes -títulos, torneos fuertes…-, serán ellos los que entienden el ajedrez como método para conocerse a sí mismo, a los demás, al fin y al cabo: un instrumento pedagógico para la vida.

Desde 2013 he hecho un alto al ajedrez competitivo y quizás se pueda considerar como una retirada, aunque sigo jugando al ajedrez relámpago tanto por internet como jugadores fuertes en clubs, y demás torneos nacionales o regionales, donde parezco que no he envejecido una pizca. Por otra parte, desde 2008 he estado jugando al ajedrez 960, el cual, no se me da nada mal y todavía no he encontrado rival.

PREGUNTA: ¿Cuál ha sido tu partida inmortal? 

RESPUESTA: Sin lugar a dudas, mi partida con Yuri Averbakh. Destaca por ser puramente posicional y destacaba, más que por ser una partida en el que se den muchos sacrificios y otro tipo de espectáculo de ajedrez, sino por haber podido jugar contra aquel que estaba por delante de Tigran Petrosian o Taimánov, proclamándose en su momento, campeón de la URSS.

También he tenido el placer de jugar con Miguel Illescas, o un Mikhail Tal muy preciso en el cénit de su vida.

El Ajedrez humano ha muerto. Todorcevic

PREGUNTA: Como ya sabes The Zugzwang Blog es un espacio sobre todo dirigido a jugadores que quieren progresar, pero no evitamos ningún tema que tenga que ver con la divulgación del ajedrez, por esta razón, centraré la entrevista en este tipo de aspectos. Eres un jugador veterano, que en el año 1975 ya consiguió ser Campeón de Francia ¡¡ganando 11 partidas de 11!! Y mi primera pregunta va dirigida a la evolución en la preparación del ajedrecista a lo largo de estos años. Sabemos que la aparición de los módulos informáticos de análisis ha revolucionado el ajedrez pero, ¿cómo se percibe esta evolución desde dentro? ¿Cuáles han sido los métodos que han cambiado? ¿Los sistemas que han evolucionado?

RESPUESTA: Sin lugar a dudas, ha sido una revolución porque, el ajedrez humano ha muerto. Entiéndame desde un punto de vista humano. Ahora los jugadores son muchísimo más precisos de lo que sería Mijaíl Botvinnik -mi referente y mi jugador favorito, por siempre- tras años y años de estudio. Ahora, los grandes jugadores, ya no son teóricos, ahora los grandes jugadores son grandes memorizadores de varios motores de ajedrez en concreto, los cuales, desde que Garry Kaspárov fue derrotado por la tecnología de IBM -y toda la controversia dada por detrás- dominarían el ajedrez de forma absoluta -y quién sabe si algún día resolverán el ajedrez…-.

todorcevic1Con el desarrollo de la tecnología, y siguiendo con el hilo de “la revolución” encontramos que a día de hoy encontramos el mayor número de maestros en toda la historia del ajedrez; cómo de pocos grandes maestros, pasamos a ser miles y cómo, los jugadores medios son más fuertes que cualquier otro jugador medio de cualquier época de la historia. Ahora, ya murió el estudio de decenas y decenas de libros, sabiduría contenido por decenios, murió la figura del maestro, y se convirtió en “entrenador” o “instructor”, pues, este ya no tiene nada más que enseñar que lo que las máquinas sugieren, desde la apertura al final de juego.

En mi época, -debido a la influencia del marxismo y por ende, la filosofía hegeliana- el método de enseñanza ha sido dialéctico: tesis, antítesis, síntesis; o como yo le digo a mis alumnos: análisis, corrección y retroalimentación. Es la conocida escuela soviética de ajedrez y de la cual, todos han mamado -y quizás, sigamos haciéndolo- a lo largo de su carrera, desde un servidor a Bobby Fischer, pasando por Garry Kaspárov, Vladímir Krámnik o el candidato, Sergéi Kariákin. Ahora, el método de enseñanza está basado en la memorización, en hacer tácticas hasta que se salgan los ojos de sus órbitas y la asimilación -e inversión, a veces- de una ingente cantidad de lecturas -calculado en gigabytes- de Grandes Maestros y Maestros a través de vídeos y partidas en vivo retransmitidas. El ajedrez actual ha perdido toda creatividad y consigo, toda humanidad.

PREGUNTA: Parece que el ajedrez de competición se dirige irremediablemente hacia ritmos más rápidos. Lejos quedan ya las viejas partidas aplazadas y los Torneos interminables. ¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Estamos ganando en espectáculo? ¿Estamos penalizando la calidad del juego?

RESPUESTA: Sin lugar a dudas me quedo con la frase de Bobby Fischer por la cual sentenciaba que el ajedrez rápido lo único que hacía era matar tus ideas. No es que esté de acuerde, es que lo he experimentado. Cada vez, ante mis partidas bala o relámpago a través del ajedrez por internet o en clubs, estoy sistematizando mi juego, jugando según mi comodidad y confort, aunque sea un ajedrez pésimo, de poca calidad y donde, generalamente, debido a mi estilo posicional, suela aventajarme por complicaciones tácticas.

A día de hoy, juntando todas las partidas de los aficionados, se juegan más partidas “bala” (de 15 segundos, -sí, 15 segundos en servidores como Lichess- a 1 minuto, sin incrementos) y “relámpago” -o blitz- (generalmente, de no más de 3 minutos). ¿Por qué esto? Muchos argumentan que se les hace tedioso jugar una partida ya de por sí, de 3 mínutos con un incremento de 2 segundos -como suele dictar la FIDE-. Otros, incluyéndose varios maestros y un servidor, argumentamos que estos tiempos son los tiempos con los que ningún jugador -salvo aquellos que quieran jugar con su salud mental debido a toda la actividad moro y mental que deben hacer- podría enfrentarse a jugadores fuertes, ya que perderían por tiempo o bien, se detectaría rápido que usan un motor para copiar las jugadas: las trampas, sin lugar a dudas, un mal a analizar en el ajedrez por internet.

Más allá de lo antedicho, yo soy una persona que ha tenido que estar sentado hasta 6 horas para terminar una partida, donde, incluso, he perdido hasta peso. Soy una persona que considera que cuanto más rápido es el tiempo, peor es la calidad de juego. Fíjese que hasta las propias máquinas necesitan un intervalo de tiempo para llegar a determinadas profundidades, imagínese pues, lo que es un humano. Desde el maestro -que puede ver con exactitud dos pares de jugadas por delante, como mucho- al aficionado -que no llegará más allá del intercambio de piezas y determinados motivos tácticos que a veces verá, y otras veces, no. A todo esto, súmele que ahora las partidas se den, en, quizás, no más de una hora para cada jugador -con algún que otro obvio incremento- o simplemente, se quiten los incrementos: ¿qué clase de ideas, fundamentos, jugadas se harán en tales movimientos? ¿Podremos ver en tales partidas la belleza que emana de partidas clásicas y grandes torneos? Yo pienso que no.

todorcevic2A raíz de lo que usted dice de “espectáculo”, estoy totalmente de acuerdo con usted. A Hikaru Nakamura, por ejemplo, no se lo conoce en su mayoría de veces por sus partidas lentas, su estilo o sus resultados, no, para nada. A Hikaru Nakamura se le conoce como haber sido -y sigue, a duras penas- el rey del ajedrez bala, por mover las piezas en décimas de segundo -por internet y premovimientos- y jugar, más de 30 movimientos en menos de treinta segundos con una precisión asombrosa. ¿Gana el ajedrez adeptos al estar convirtiendo al ajedrez en sí mismo como una variante de videojuego? Sí, por supuesto, y con ello, encontramos a  más jugadores titulados en internet que nunca.

Finalmente, decir que con el desarrollo de los motores de ajedrez, -más que el del propio internet- se ha perdido una de las bellezas del ajedrez clásico, que es el aplazamiento en los campeonatos mundiales. Un servidor mascaba la tensión cuando, por ejemplo, se aplazó las partida que se jugó entre Botvinnik y Fischer en 1962, yo era joven, Botvinnik iba perdiendo -que se traducía en que se estaba haciendo temblar a la autoestablecida superioridad soviética, como comunistas y como sociedad superior- y Fischer estaba haciendo caer el mito de la grandiosidad de Botvinnik ante un joven “yanqui” -sí, al literal-. Tras una noche de arduo trabajo, el equipo de Botvinnik, en concreto, Geller, halló una línea que llevaba a tablas y al día siguiente, se firmaron las tablas. ¿Acaso esto no es más emocionante que ver partidas por internet acompañados con un motor que nos dice qué tan bien va uno u otro jugador que el hecho de aplicar la mente humana para resolver problemas humanos, como es el ajedrez?

PREGUNTA: ¿Echas algo de menos de “la vieja escuela” en la que no existía internet?

RESPUESTA: Más que echarlo menos, sentirlo con nostalgia, ya que se trabaja muy arduo, tanto para estudiar, como para preparar un torneo. Por entonces, no existían bases de datos, por lo que también se hacía extremadamente complicado recopilar todo un historial de partidas jugadas por la élite. En los campeonatos mundiales, por ejemplo, no había mucho problema, porque la URSS y países satélite  a partir de distintos medios, extendían masivamente todas las partidas jugadas por sus héroes, analizadas y hasta con toques marxistas -como Alexander Kotov-. También es cierto que el sueño de todo jugador prodigioso de ajedrez era tener los recursos con los que se gozaba en los países socialistas y en especial, la Unión Soviética, ya que se dedicaba mucho dinero en desarrollar el ajedrez como el instrumento de modelación de la nueva sociedad, superior, intelectual. Otra cosa claro, son las razones políticas y presiones que recibían los jugadores, pero eso, ya es otro tema. Luego, podemos ver que Rusia, por mayoría aplastante, domina a todos los demás países por la fuerza media de sus jugadores y por la inversión que aún se hace; en España, nada famosa por su ajedrez -salvo excepciones- distintos colectivos luchamos por la introducción del ajedrez en las escuelas, y esperemos que se haga de aquí a unos años y de forma universal.

Analiza tus partidas, observa tus errores, corrige tus deficiencias más comunes y retroalimenta. Posees miles de herramientas tanto en internet como en libros y otras fuentes. Pero recuerda, siempre recuerda que una vez que olvides la sensación de plenitud cuando juegues al ajedrez, has dejado de mejorar y de hecho, no avanzarás nunca en él.

PREGUNTA: Son muchos los jugadores intermedios que experimentan una frustración grande cuando sienten que no pueden progresar más. Tienen la sensación de que no han sido tocados por “el don del ajedrez” y no saben cómo superar ese estancamiento. ¿Qué pueden hacer? ¿Es cuestión de tiempo en el entrenamiento? ¿Cómo podemos ayudarles?

RESPUESTA: Hay dos formas de ver el ajedrez: desde un punto de vista competitivo absolutamente o desde un instrumento que nos sirve para la vida misma, para conocer nuestros límites, la consecuencia de cualquier acto e incluso, el desarrollo intelectual. Como sé que te refieres a la primera, empezaré a responder a partir de lo que se dice como “el don del ajedrez”: primero hay que entender que se haga lo que se haga con el ajedrez, debe ser desde el amor al juego; sí, por supuesto, esto es muy romántico, abstracto e incluso, puede frustrar más al lector, pero, es la pura verdad. Hay jugadores que nada más jugar desde internet a partidas en vivo ya están temblando, nerviosos, galopan alguna de sus piernas mientras piensan, no piensan claramente…, ¿es esto disfrutar el ajedrez? Para mejorar en ajedrez hay que entender el ajedrez como un juego donde se aplica la lógica, visión espacial, e incluso, geometría. Entendido esto, se entiende que no todos poseen tales habilidades, quizás algunas más que otras, pero no llegan a completar y por ende, no pueden ganar grandes partidas contra grandes jugadores. ¿Qué hacer, pues? Marcarse objetivos a corto plazo.

Yo he encontrado muchas veces a personas de mi edad que querían aprender y decían: “yo quiero convertirme en Gran Maestro”, a lo que yo respondía: “usted ya lo es, incluso aunque no sepa mover las piezas”. Uno debe entrenar según hacia donde quiera llegar pero siempre marcándose objetivos a corto o muy corto plazo, lo demás, es idealista. ¿Quieres mejorar para ser mejor? De acuerdo. ¿Y qué pasará cuando alcances cuando alcances “ese mejor”? Querrás más, más y más, y se convertirá en una enfermedad obsesiva más que un amor por el ajedrez, ya que, uno debe comprender que todos tenemos limitaciones, en todo. La diferencia entre un “gran maestro” de la coherencia y el ajedrez sensato, y una persona obsesiva con “ser tal -sujeto indefinido, y no el jugador-” es que uno al llegar a su límite, desea mejorar solo a partir de lo que sabe y para disfrutar un poquito más. El maestro, el gran maestro, el candidato o el campeón mundial han renunciado en cierta parte a un comportamiento correcto hacia el ajedrez y a sí mismo por una especie de competitividad obsesiva por imponerse a sus semejantes, ese ajedrez es tortuoso, y solo cuando se deja de jugar a ajedrez, descansan y ven más aspectos de la vida, es cuando empiezan a valorar al ajedrez por lo que es.

Analiza tus partidas, observa tus errores, corrige tus deficiencias más comunes y retroalimenta. Posees miles de herramientas tanto en internet como en libros y otras fuentes. Pero recuerda, siempre recuerda que una vez que olvides la sensación de plenitud cuando juegues al ajedrez, has dejado de mejorar y de hecho, no avanzarás nunca en él.

PREGUNTA: A tu juicio ¿cuáles son los 3 libros que todo jugador de ajedrez tiene que leer?

RESPUESTA:

  1. Mi Sistema. A. Nimzowitch (y mi primer libro, el cual habré leído más veces que escaques tiene un tablero de ajedrez)
  2. Mis geniales predecesores. G. Kaspárov.
  3. Piense como un Gran Maestro. A. Kotov 

PREGUNTA: Un día después de tu cumpleaños comienza el Campeonato del Mundo de Ajedrez. Estamos seguros de que va a ser un encuentro muy apasionante y con un impacto importante en los medios. ¿Te atreves a vaticinar un resultado? ¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles de Carlsen y Karjakin?

RESPUESTA: ¡Veo que internet nada deja a la imaginación! Me conoce más internet que yo a mí mismo. Cuando me enteré que el torneo sería justamente un día después de mi cumpleaños me emocioné bastante, porque así ya puedo pedir un regalo, ahora que ver el campeonato mundial con todo lujo de detalles ya va a costar dinero.

Por pura estadística, es más probable que Kariakin pierda a que gane una partida, aunque son más las posibilidades de que ambos hagan tablas, por lo que, siendo Kariakin quien es, espero muchas tablas, decidiéndose las partidas por errores posicionales o de cálculo por parte de alguno de los dos. Mi cerebro me dice que Carlsen ganará por un margen escueto, 6-5, mi corazón, por otra parte, le desea lo mejor a Karjakin, ya que, al ser el GM más joven de la historia, merece demostrar todo lo que vale.

Con respecto a los puntos fuertes:

  • Magnus Carlsen: es un jugador eminentemente universal, aunque se demuestra débil en la apertura, a través de una base más o menos elaborada, destacándose por su creatividad en el medio juego y porque, en los finales de juego, solo se le puede denominar como “máquina”. Es imposible abatirle fácilmente porque es bastante complicado sacar tajada de la apertura de forma directa, rápida y comprometedoras.
  • Sergéi Kariakin: jugador posicional y sobre todo, muy dinámico. Creo que Karjakin es un oponente excelente ya que su estilo, tendiendo a ser sólido, conservador, y como jugador posicional, sin tomar grandes riesgos, jamás es un estilo que queda petrificado por cierta ortodoxia, al contrario, Kariakin debe saber transformar, a través del antedicho dinamismo, las oportunidades en ocasiones en las que desarrolle acciones agresivas desde primer momento, más allá de ataduras psicológicas. Quizás esto sea el principal tema de debate entre los “matches” por el título de campeón mundial en el que se enfrentó a Viswanathan “Vishy” Anand y Magnus Carlsen, en el que Viswanathan, renunciando debido a temores psicológicos a su estilo eminentemente agresivo, jugó partidas técnicas, sin iniciativa e incluso, pasivo.  

Con respecto a los puntos débiles:

  • Magnus Carlsen: como jugador eminentemente universal, preciso y contundente, es un jugador que utiliza siempre -o casi siempre- su intuición para resolver problemas complejos. Es un jugador que tiende a simplificar posiciones complicadas para llevar a su oponente a un terreno por el cual pueda distraerle, confundirle y hacerle caer en todo tipo de perdiciones. Todo esto puede hacer que se repita la historia. Capablanca cayó ante un Alekhine agresivo, táctico y siempre analítico con un Capablanca vago, ligero de análisis y siempre, sí, y siempre, confiado en su intuición que con el tiempo, le abandonaría.
  • Sergéi Kariakin: es un jugador que se enfrenta al que quizás sea el mejor jugador de la historia -obviando, a fecha de hoy, a Komodo-. Necesita ir a por el desequilibrio desde el momento cero. Uno de los fallos que puedo ver en Karjakin es que intenta compaginar un estilo eminentemente sólido y posicional con un estilo dinámico, pero jamás optando por agresividad. Esto, quizás le haya servido contra otros jugadores de los cuales, ante sus estilos definidos y ortodoxos, hayan sucumbido ante las pericias posicionales de Kariakin, pero contra Magnus Carlsen, hará falta movimiento, agresividad, presión y jamás pasar a posiciones tranquilas, pasivas o incluso, iguales.

PREGUNTA: En todas las entrevistas dejo un espacio para los entrevistados os dirijáis a los lectores así que ¡es tu momento!

RESPUESTA: Primero quisiese agradecer a Daniel la oportunidad de dejarme participar. Uno de mis amores o deseos que siempre he querido satisfacer de forma activa es la escritura sobre lo que más me gusta: el ajedrez. Por otra parte, quisiese agradecer a todo curioso o lector asiduo a la bitácora el tiempo que haya dedicado a leer esta entrevista y espero que mis futuras colaboraciones sean de su agrado.

Desde hace unos meses soy un jugador asiduo al ajedrez por internet, si deseas, puedes agregarme como amigo o seguirme a través de mis nombres de usuarios en las dos plataformas que juego:

  • Chess.com: TheSovietChess
  • Lichess.org: The-Soviet-Chess

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here