Compartir

Probablemente Lasker sea uno de los jugadores de ajedrez (el último romántico) que más contribuyó al desarrollo de la psicología para el ajedrecista.El matemático y filósofo alemán que fue capaz de retener el título de campeón del mundo durante nada más y nada menos que 27 años, profundizó en este aspecto siendo capaz de encontrar puntos débiles que no eran estrictamente técnicos en sus rivales. Nunca se cansó de repetir que una partida de ajedrez era la consecuencia de una lucha entre personas y no entre piezas, lo que, desde su punto de vista, confería al juego una perspectiva mucho más humana que la que probablemente tengamos en la actualidad.
Para la psicología es preciso cumplir una serie de requisitos para poder convertirse en una estrella del ajedrez:

– Gran memoria. Fruto también de una mayor comprensión técnica que le permite asignar patrones de juego a combinaciones de casilla, piezas y líneas sin sentido para el profano o el jugador medio.
– Extraordinario dominio de sí mismo. Muchos de nosotros nos conformaríamos con jugar como Ivanchuk pero es de sobra conocida esta deficiencia psicológica en el gran jugador ucraniano. Los nervios sólidos y la serenidad son herramientas imprescindibles en el ajedrez de competición, especialmente en el ajedrez rápido / semirrápido y en los apuros de tiempo.
– Gran capacidad de abstracción. De generar conceptos e ideas superiores a partir de estructuras simples. Una de las claves de la elaboración estratégica.
– Cociente intelectual relativamente alto. Los estudios demuestran que los mejores jugadores de ajedrez y los niños prodigio compartían un cociente medio / alto de inteligencia. Esto no significa que la práctica normal del ajedrez exija ser “un cerebrito”, pero sin duda ayuda a progresar y a ganar. El cociente intelectual también correlaciona con el estilo de juego, cuanto más alto más científico.

ENGLISH VERSION

Tras esos 27 años de reinado, Lasker dio paso al genio cubano Capablanca que se coronó como campeón del mundo desplegando un juego tremendamente didáctico y comprensible. A los 8 años de edad ya era prácticamente intratable. De Capablanca hablaremos otro día…

 

Lasker is probably one of the chess players who contributed most to the development of the psychology of chess. The German mathematician and philosopher who was able to retain the title of world champion for  27 years, delved into this aspect being able to find weaknesses that were not strictly technical in its rivals. Never tired of repeating that a game of chess was the result of a struggle between people and not between parts, which, from their point of view, it gave the game a much more human perspective than likely it today.
For psychology must meet certain requirements to become a star of Chess:
– Large memory. Also the result of increased technical understanding that allows you to assign patterns to combinations of game box, spare lines and meaningless to the layman or the average player.
– Extraordinary self-control. Many of us settle for us to play as but Ivanchuk is well known that psychological deficiency in the great Ukrainian player. Solid nerves and serenity are indispensable tools in chess competition, especially in the fast / Semirapid chess and in time trouble.
– Large capacity for abstraction. Generate higher concepts and ideas from simple structures. A key strategic development.
– Relatively high Intelligence quotient. Studies show that the best chess players and prodigies shared a medium / high intelligence quotient. This does not mean that the normal practice of chess requires being a “nerd” but it certainly helps to progress and win. IQ correlates well with the style of play more scientific, the higher.

 

After the 27-year reign, Lasker Capablanca gave way to Cuban genius who was crowned world champion deploying a tremendously educational and understandable game. At 8 years of age and was a virtually untreatable. Capablanca talk another day …

4 Comentarios

  1. La parte psicológica en ajedrez siempre me pareció súper importante. Hay veces que tenemos delante de nosotros a nuestra sombra negra en el tablero y normalmente cuesta romper la hegemonía que tiene sobre nosotros. Desde mi punto de vista Creo que la parte psicológica influye mucho en este aspecto más que la parte ajedrecística.

    • Para mí el ajedrez si es un deporte, y como cualquier deporte tiene un componente psicológico. A partir de aquí, seguramente en el ajedrez todavía tengo un peso mayor que en el resto. Competir bien no es sólo cuestión de jugar bien, hay muchos elementos que gestionar…
      Muchas gracias por tu comentario Carlos!

  2. A decir verdad, Ivanchuk no es precisamente actualmente el mejor ejemplo en cuanto a alguna deficiencia en cuanto a lo que son las partidas rápidas.

  3. A decir verdad, Ivanchuk no es precisamente en la actualidad el mejor ejemplo en cuanto a alguna deficiencia en cuanto a lo que son las partidas rápidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here