Inicio Aprender ajedrez Cómo evitar perder «partidas ganadas»

Cómo evitar perder «partidas ganadas»

2025
0

El ajedrez es un deporte doloroso porque somos nosotros mismos los que tenemos que enfrentarnos en primera persona a las consecuencias de nuestras jugadas y, por esta razón, es especialmente frustrante haber invertido una cierta cantidad de horas en progresar en una partida y, de pronto, ver como esa partida que «estaba ganada» se desvanece ante nuestros ojos, dejando atrás muchas jugadas bien realizadas y llenas de esfuerzo.

Muchos de los alumnos de nuestra academia de ajedrez online The Zugzwang Members nos preguntan qué pueden hacer para prevenir que esto suceda. Y aunque no existe un remedio infalible, sí que hay determinadas pautas que nos pueden ayudar a que este problema se manifieste menos.

No existe una partida ganada

El primer error es el de pensar que existe una partida ganada. Una partida solo está ganada cuando finaliza. En ajedrez nunca debes decirte mientras juegas: «tengo la partida ganada», incluso aunque tengas mucha ventaja y todos los factores se encuentren a tu favor.

En mi experiencia, me he encontrado con decenas de formas de perder «partidas ganadas»: jugadas ilegales, apuros de tiempo, equivocaciones al depositar una pieza en una casilla… Es decir, las opciones son múltiples y todas ellas muy poco deseables.

¡Hasta he visto partidas ganadas finalizadas que luego fueron reclamadas y cambiaron el resultado! Por lo tanto, prudencia siempre.

Imagen de Anna Ventura

Cuidado con la valoración técnica del final

Por lo general, decimos que tenemos las partidas ganadas en la fase del final, aunque también podemos encontrarnos con posiciones superiores en el medio juego (lo explicaré después).

Es cierto que en el final existen reglas para imponerte a tu rival casi automáticamente, como explicamos en el curso reglas universales para imponerte en el final, donde te explico de qué manera muy rápidamente puedes determinar las probabilidades que tienes de ganar un final, como cuando se dan los siguientes casos:

  • Un peón extra y peones en un flanco (sin torres).
  • Un peón extra y peones en un flanco (con torres).
  • Un peón extra lateral y peones en un flanco (con torres).
  • Un peón extra y peones en un flanco (piezas menores).
  • Un peón extra y peones en un flanco (diferencia de calidad).
  • Reglas en los finales sin peones.
  • Valorar rápidamente la tipología de los peones pasados que son tan peligrosos.
¿Una partida ganada?

Sin embargo, aunque es importante conocer todas estas reglas y también aquellas relacionadas con los finales de torres (en nuestro prontuario de finales de torres del Gran Maestro Herminio Herraiz te explicamos todo lo que tienes que saber), es también fácil confundir estas normas y sobre todo, interpretarlas incorrectamente cuando nos encontramos en los apuros de tiempo del final. Por todo ello, es importante recurrir a estas reglas ANTES de entrar en los apuros de tiempo y proyectar la posición que nos podemos encontrar más adelante para evitar sustos.

Perder partidas por errores de cálculo (sobre todo en el medio juego).

El cálculo es una de las actividades que más cansa en ajedrez, y también una de las que más errores provoca. Calcular no es una actividad en sí sin más, se compone de un subconjunto de actividades que podemos mejorar independientemente.

El trabajo de la visualización

Incluso a Kasparov le cuesta calcular

Los errores de cálculo se previenen fundamentalmente trabajando la visualización, que es la competencia que nos permite «ver» en nuestra mente lo que sucederá jugadas después en el tablero.

Hay distintas técnicas que te ayudarán a potenciarla y mejorarla. En el curso de visualización mental para jugadores de ajedrez te explicamos todas ellas. Pero quizás una de las más sencillas para que te puedas iniciar es la de nombrar sin mirar el tablero una casilla (por ejemplo e4) y a continuación decir de qué color es.

Este es uno de los ejercicios más sencillos que recomendamos a los alumnos y es la base para seguir progresando en otros más complejos que nos ayuden a ejercitar la profundización en las posiciones y la retentiva visual.

Tener un orden en el cálculo

Además de mejorar tu visualización, es importante que desarrolles un pensamiento ordenado y sobre todo, que seas capaz de distinguir posiciones en las que debes calcular de las posiciones en las que no.

En la medida de la posible es preferible evitar utilizar el cálculo y más el pensamiento estratégico porque es una fuente de errores.

Hay algunos libros que te pueden ayudar a pensar de manera ordenada, empezando por el clásico Piense como un Gran Maestro, o el libro más actual de Jacob Aagard «Maestría en el Cálculo«, un libro muy útil que yo me he leído personalmente en varias ocasiones y que  aborda el tema de frente, desentrañando los muchos secretos detrás del cálculo del ajedrez y armando a los lectores con las herramientas necesarias para poder calcular efectivamente en el tablero de ajedrez. Aagaard presta especial atención a la búsqueda de preguntas prácticas como «¿cuándo deberían calcular los jugadores?», «¿Cómo pueden los jugadores descubrir jugadas candidatas?» etc…

Nuestros alumnos también cuentan con un curso específico en el que les enseñamos a mejorar esta competencia y además ofrecemos nuevas ideas para entrenar el cálculo.

La adecuada gestión del tiempo

Muchos jugadores obvian que el tiempo es un factor más de la partida de ajedrez como lo puede ser el material o el espacio. Y perder por tiempo es lo mismo que perder de cualquier otro modo, de ahí que sea importante gestionar adecuadamente el tiempo de tu partida.

imagen de reloj de ajedrez dgt

¿Cómo evitar los apuros de tiempo?

Una buena forma y sencilla de mejorar en tus problemas de tiempo (del tiempo del reloj) es dividir el tiempo de la partida antes de empezar entre el número de jugadas para el control de tiempo o entre un número de jugadas estimadas en el que concluirá presumiblemente la partida (yo utilizo 30 en ritmos rápidos y semirrápidos, y 40 en lentos). Es decir, si vas a jugar una partida de 5 mins x 60 segundos / 30 jugadas aproximadamente = dispones de !!10 segundos por jugada!!

Todo el tiempo que exceda de esta cantidad a la hora de reflexionar te acerca a la línea roja, por tanto, mira el reloj cada vez que muevas y graba esa cifra en tu mente, te servirá como guía en las jugadas posteriores.

Espero que todos estos consejos te ayuden a evitar perder «partidas ganadas». Aunque gran parte del éxito reside también en una cuestión de actitud y de aceptación del resultado incluso antes de que suceda. Aunque parezca paradójico, el excesivo miedo a perder es tan malo como el exceso de confianza para ganar una «partida ganada».

Las autoinstrucciones

Son una técnica mediante la cual el sujeto se da a sí mismo un conjunto de órdenes o instrucciones para la regulación autónoma de la propia conducta. El objetivo de este entrenamiento es enseñar al jugador una forma de actuación rápida y eficaz para lograr el éxito en una tarea o en una conducta.

Nosotros lo utilizamos con éxito en casos de «partidas ganadas» para que los jugadores (nuestros alumnos) se repitan instrucciones como «ahora más prudente», «la partida no está ganada» etc… que les permiten mantener un nivel de alerta óptimo hasta el final del encuentro.

No obstante, si quieres ampliar tu conocimiento de psicología en ajedrez, nuestra profesora y psicóloga María Rodrigo en The Zugzwang Members te contará todo lo que necesitas en este curso.

Libros y cursos recomendados

Libros

Cursos

Más de 104 cursos, 1.014 lecciones en vídeo, ejercicios, estrategia, aperturas, finales, informática...

Todos los niveles y ritmos de estudio.

¿Sabes por qué no superas tu nivel de ajedrez? Nosotros sí

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.