Compartir
Michael Rahal

Hoy tenemos la suerte de tener en TheZugzwang Blog a uno de los preparadores y youtubers ajedrecistas más activos, se trata del Maestro Internacional Michael Rahal y FIDE Trainer (FT) que lleva más de 25 años entrenando a niños y adultos de todas las edades y niveles, aunque se ha especializado en jóvenes talentos entre 5 y 16 años.

Coordina el equipo de monitores de la Escuela de Ajedrez de Miguel Illescas (EDAMI),  entrena las categorías Sub12 y Sub14 para la Federación Catalana de Ajedrez, así como los jóvenes talentos de la Delegación de Lleida. Además, desarrolla su pasión por la enseñanza con numerosos alumnos privados de todas las edades y en distintas partes del mundo, así como impartiendo la asignatura de ajedrez en inglés en los colegios St. Paul’s y Horitzó en Barcelona.

Además, es comentarista habitual de torneos y editor de videos a través de su canal en Youtube, donde publica partidas blitz con comentarios en directo y otros videos didácticos. ¡Ya tiene más de 4.000 suscriptores! Y ha sido uno de los canales de youtube seleccionados por TheZugzwang Blog por su interés pedagógico, puedes suscribirte aquí.

Esta entrevista tendrá dos partes, la primera serán preguntas mías y la segunda preguntas que nos han enviado los lectores para él.

“He visto analizar partidas en profundidad justo después de jugarlas (a Carlsen, Anand y Kramnik), sin haber tenido tiempo de consultar con un módulo. Es otro nivel completamente distinto y de hecho lamento a veces la falta de respeto que el aficionado tiene (con el módulo encendido) al seguir las partidas de estos “cracks” por los portales online.” Michael Rahal

PREGUNTA: Lo primero Michael, muchísimas gracias por aceptar el ofrecimiento de la entrevista en nombre de todos los lectores y en el mío propio. Empezaremos hablando un poco de tu historia. Llevas 25 años entrenando a niños y a adultos y en tus vídeos sigues derrochando la misma pasión por el ajedrez vídeo tras vídeo, ¿cuáles son los motivos que impulsan a Michael Rahal a seguir “en la brecha” y con ese entusiasmo?

Muchas gracias a ti Daniel y a tus lectores. Como te dije hace unos días, se nota que te has preparado la entrevista, ¡son preguntas muy interesantes! Aún recuerdo cuando iba al instituto hacía partidas “a la ciega” en el bar con los amigos y enseñaba a quien quisiera aprender así que supongo que ya desde pequeño mi destino iba a ser enseñar. Me siento muy afortunado de poder ganarme la vida a partir de lo que esencialmente es un hobby, pero, por otra parte, siento una gran responsabilidad hacía mis alumnos y clientes, y pienso que es necesario seguir mejorando didácticamente y aprendiendo nuevas cosas para no caer en la rutina. Por ejemplo, ahora mismo estoy participando como alumno en un curso de psicología aplicada al ajedrez, pero además intento ser activo siguiendo las partidas de la actualidad para mantenerme al día en cuanto a aperturas y demás. Mi forma de ser es la que es: soy una persona abierta y extrovertida, me encanta conversar y por lo que me dicen consigo transmitir bien y generar motivación en los demás, lo que me alegra mucho claro está.  Mientras mantenga esta ilusión seguiré apostando por la enseñanza y me parece que es muy positivo aprovechar las nuevas tecnologías como Youtube para hacerlo.

PREGUNTA: En enero de 2005 alcanzaste tu máximo ELO, una puntuación muy alta (2431) incluso para un MI, ¿cómo recuerdas aquél momento y cuáles fueron los factores que más influyeron este logro? ¿En algún momento te planteaste en llegar a GM?

Ante todo es importante recordar que, salvo que dejes de jugar totalmente, el ajedrez de competición es como una escalera: o estás subiendo o estás bajando. Tu ELO no refleja necesariamente tus conocimientos, pero sí tu estado de forma competitiva, que como sabes reúne elementos que van más allá de los conocimientos. En el apartado técnico me considero razonablemente bueno, a buen seguro tengo que mejorar en muchos aspectos, pero para alcanzar el título de MI tienes que tener habilidad en todas las áreas de la partida. En la época que mencionas, entre 1995 y 2005 jugué muchos torneos, estaba muy activo tanto en España como en Francia, y esto sin duda repercutió favorablemente en mi ELO. Posteriormente me casé y comencé a dedicar menos tiempo a jugar y más a la enseñanza, algo por otra parte bastante frecuente en los jugadores no profesionales. Y comienza el círculo vicioso: si no tienes torneos a la vista no estudias, no te entrenas con tanto esfuerzo y por tanto tus resultados empiezan a decaer. Ahora mi ELO está en unos 2350 puntos, que creo que se acerca a mi “suelo” que debe ser 2300 en mi caso. Como escribes en tu libro (“El Método Zugzwang“), todos los jugadores tienen su suelo (pones el ejemplo acertado de Korchnoi) y no creo que bajaré ya mucho más. Conviene recordar que para nada es lo mismo entrenar a jóvenes de entre 1800 y 2200, que estudiar para el juego de uno mismo. Las habilidades que se tienen que trabajar no tienen por qué coincidir. De hecho, muchas veces te “desentrenas”. Para los aspirantes al título de MI hay tres claves que debo apuntar: jugar mucho, y si es posible torneos internacionales y sobre todo torneos cerrados; mejorar mucho en defensa, sobre todo con las piezas negras y no desanimarte si las normas no llegan, ya que el esfuerzo y la constancia siempre rinden el objetivo. Por otra parte, creo que para llegar a GM se necesitan otras cualidades de las que yo no dispongo, me gustaría alguna vez hacer una norma, pero veo muy difícil llegar a conseguir el título, entre otras cosas porque no puedo dedicarme plenamente a jugar. Mi carencia principal es mi sistema nervioso: muchas son las partidas que he dejado de ganar o de hacer tablas por los nervios en momentos clave, o por la pérdida de la concentración. Pero no me puedo quejar: he llegado al título de maestro internacional y en el campo de la enseñanza me encuentro muy a gusto ayudando a otros a hacer lo mismo, quizás intentando evitar los fallos que he tenido yo.

PREGUNTA: Muchos jugadores de ajedrez hemos tenido la fortuna de jugar contra otros más fuertes que nosotros pero creo que, con independencia del ELO o el prestigio, ha habido oponentes que recordamos por su extraordinaria fuerza, como si detrás de ellos hubiera “algo más allá”. En mi caso, he tenido la oportunidad de jugar contra distintos GMs muy fuertes (incluso por encima de los 2600) pero nadie me desbordó tanto como Boris Zlotnik. ¿Has tenido tú una sensación parecida? ¿De tus oponentes quién recuerdas por su concepción del ajedrez en este sentido?

Habré jugado contra 40 o 50 grandes maestros, quizás más si incluimos partidas de ajedrez activo. Pero también he tenido mucho contacto verbal con jugadores de elite. Sobre todo he notado la fuerza cuando mis rivales sobrepasaban los 2650-2700, contra Bologan, Vallejo o Bacrot, por ejemplo, por decir tres de los mejores contra los que he jugado en partida clásica. Su nivel de concentración es increíble, cometen muy pocos errores y, sobre todo, tienen una gran experiencia en  todas las posiciones. Sin embargo, incluso estos tres se quedan muy por detrás de jugadores como Carlsen, Anand o Kramnik con los que no he jugado pero he visto analizar partidas en profundidad justo después de jugarlas, sin haber tenido tiempo de consultar con un módulo. Es otro nivel completamente distinto y de hecho lamento a veces la falta de respeto que el aficionado tiene (con el módulo encendido) al seguir las partidas de estos “cracks” por los portales online. No llegamos ni a la suela de sus zapatos ajedrecísticamente hablando.

Michael Rahal

PREGUNTA: Dices en tu web que una de las cosas más divertidas que te ha pasado es una conversación con Vladimir Kramnik en la Olimpiada de Turín, ¿qué fue lo que sucedió? ¿Se puede contar?

Durante esta Olimpiada el portal online ICC con el que colaboro estrechamente me invitó con el fin de entrevistar a varios jugadores de primer nivel, entre ellos hablé con Kramnik, Aronian y otros varios GM y capitanes, y desarrollar comentarios en directo durante la ronda. Fue una experiencia inolvidable por muchos motivos, aunque ahora mismo no recuerdo el contenido de las entrevistas.

PREGUNTA: ¿Cuál es la diferencia para ti entre un Maestro Internacional y un Gran Maestro?

Tendríamos que distinguir entre factores de conocimiento y factores competitivos. En cuanto a conocimiento creo que hay dos diferencias importantes entre un GM y un MI, y de hecho trasladable a cualquier otro nivel: la primera es la superior capacidad de visualización combinado con la superior capacidad de desestimar jugadas incorrectas en base a la combinación de intuición y cálculo.  La segunda es un mejor y más profundo conocimiento general de todas las facetas que integran el juego. Luego están los factores competitivos: en general el GM jugador defiende mucho mejor cuando está bajo presión, controla mejor el tiempo y es más fuerte en los apuros. Dicho esto, cabe diferenciar entre el GM de 2500-2550 y el GM de 2750-2850: tengo bastante claro que no pertenecen a la misma categoría y sería conveniente que la FIDE hiciera algo al respecto.

PREGUNTA: El ajedrez está alcanzando poco a poco mayor presencia en los medios de comunicación y, paulatinamente, se va filtrando en los programas educativos ortodoxos como una herramienta valiosa para el aprendizaje integral de los niños. Pero todavía falta mucho por hacer, y a pesar de los esfuerzos no terminamos de conseguir su implantación general, ¿qué es lo que hacemos mal o, qué es lo que está faltando?

Una pregunta muy interesante pero a la vez compleja. Yo doy clases de ajedrez lectivas en dos colegios y coordino un equipo de 15 monitores en otros colegios. Por mi experiencia en este campo, los monitores clásicos de ajedrez somos adecuados para impartir el ajedrez de forma deportiva como actividad extraescolar o club de ajedrez escolar. Pero por lo general no tenemos los conocimientos didácticos, ni la experiencia laboral para utilizar el ajedrez como herramienta didáctica, porque básicamente el ajedrez educativo es eso, usar el ajedrez para potenciar matemáticas, lenguaje, historia, geografía, y para motivar la creatividad entre los niños. El camino tiene que ser formar en ajedrez básico a los profesores de primaria (6-8 años) interesados, y dar un enfoque muy didáctico a la clase, donde el tablero y piezas tradicionales no deben ser ni mucho menos la herramienta más importante en el aula. Cada vez hay más cursos de formación de este tipo, así que con el tiempo parece claro que es un camino que será parecido al de la música, teatro u otras disciplinas que con muy positivas para los niños durante un año o dos de su enseñanza.

PREGUNTA: Algunos lectores del Blog me escriben a veces desanimados con sus resultados, incluso abatidos y como si tuvieran una pared por delante que cruzar. Imagino que en todos estos años te habrás topado con esta situación muchas veces. Aunque conocemos la dureza de las derrotas ¿cómo gestiona un entrenador esta situación con sus alumnos? ¿Existe alguna clave para remover el ánimo de los pupilos?

2011-IES-Master.Madrid-1De nuevo una pregunta muy compleja para contestar con pocas palabras. Estamos en un mundo donde la inmediatez y el resultadismo pasan frecuentemente por delante de la paciencia y la constancia, y esto genera frustración. El ajedrez es un juego muy complicado, que puedes aprender en poco tiempo pero tardas toda una vida en dominar. Puedes pasarte horas estudiando y practicando, y luego tener malos resultados en un torneo porque quizás no has tenido tiempo de asentar los conocimientos aprendidos. Se requiere mucho esfuerzo, echar las horas (hablan los expertos de 10.000) y el camino es largo y complejo. Curiosamente los niños suelen entender esto bastante bien (a su manera) y son sus padres los que hay que convencer:) Los cursos de psicología aplicada que está impartiendo Carlos Martínez  me están ayudando en este sentido, ya que Carlos aporta herramientas para gestionar esta frustración y tengo la oportunidad de compartir experiencias con muchos grandes entrenadores de renombre en España como Ernesto Fernández, David Martínez y Roi Reinaldo, todos ellos además buenos amigos. Creo que muchos de nosotros nos encontramos con situaciones similares con nuestros alumnos (los patrones de comportamiento se van repitiendo) y es muy gratificante ver como otros entrenadores van resolviendo estos problemas.

PREGUNTA: Para acabar me gustaría que nos hablaras de tu libro “Secretos de los campeones” y cómo podemos adquirirlo.

Me impresionó mucho el libro de Mihail Marin “Aprenda de las leyendas” donde escogía varios campeones como Rubinstein, Botvinnik, Fischer o Karpov y analizaba una característica de su juego.  Es un libro que recomiendo a todos los jugadores de +2000. Entonces tuve la idea de hacer algo similar con los campeones contemporáneos, y a partir del 2006 comencé a desarrollar el contenido, con énfasis en Topalov, Shirov, Kramnik, Anand y un joven Carlsen, que en aquella época ya se veía que iba para campeón o al menos yo lo percibía así.  Como además conozco personalmente a todos estos jugadores y he tenido un trato mínimo con ellos (con Shirov incluso ¡hice tablas en una partida de ajedrez activo!) pues además de estudiar a fondo sus partidas para el libro también cuento algunas anécdotas y experiencias. Es un libro de autor, que se publicó en el 2012 y del que ya se han vendido casi 1000 ejemplares. No pasa de tiempo porque el contenido es de medio juego y finales sobre todo y aún hoy cada mes se venden 30 o 40 ejemplares por todo el mundo. Pero estos libros requieren un esfuerzo muy grande, tanto de preparación como selección de materiales y la propia escritura, por lo que además en los tiempos que corremos no creo que vuelva a abordar una tarea así. El futuro es digital y en esta dirección estoy remando ahora. Se puede adquirir en las tiendas especializadas en ajedrez o a través de mi página web www.rahalchess.com donde envío semanalmente a todos el mundo con dedicatoria personalizada.

2014-Stage-FCE-Sub12-61

PREGUNTAS DE LOS LECTORES

Antonio Torralba desde España pregunta:

Como siempre, en mi afán de aprender y avanzar en este noble juego, me gustaría preguntarle a Michael la forma de aprovechar mejor el tiempo de estudio para obtener una mayor comprensión y asentar así una buena base, evitando el sobre estudio y la sobre información. 

Estamos en un época de sobre información desde luego. Videos, plataformas online, libros descargables, en fin, no será por falta de medios para mejorar. Pero esta cantidad de información frecuentemente desorienta al alumno, que acaba dedicando su tiempo a cuestiones poco eficientes con las habilidades que debe desarrollar. Creo que hay dos pasos importantes a realizar: primero determinar cuánto tiempo tenemos cada semana de promedio para dedicar al ajedrez. Si la respuesta es menos de 2 o 3 horas lo más práctico es dedicarse a jugar algunas partidas rápidas online ver algún video como distracción y disfrutar del hobby. Si tenemos más tiempo a nuestra disposición yo recomendaría seguir un sistema como el Step Method o la colección de Artur Yusupov, que integra un método completo incluyendo ejercicios. Esto se puede combinar con practica online a 15′ mínimo y entrenamiento con un profesor para analizar nuestras partidas y mejorar un par de veces al mes.

 

Manuel Quevedo desde España pregunta:

Si cuando estudias o cuando estudiabas tenías un plan de entrenamiento o cogías un libro o una base la empezabas y la acababas y luego cogías otro. Un saludo y gracias.

En mi tiempo de fuerte estudio (1985 a 2005) no había planes de entrenamiento específicos como ahora, pero por otra parte los jugadores de esa época devorábamos todos los libros y revistas que nos llegaban. Entre otras cosas, yo me dedicaba a estudiar todos los artículos de las revistas (Jaque, Gambito y demás,  luego los recortaba y los archivaba en unos carpesanos  con anillas distribuidos por las letras A-E (código ECO). Me llevaba este material a los torneos. Cada libro lo leía y luego otro, y otro a veces de dos en dos o de tres en tres. Jugaba muchos torneos, y luego salió el Chessbase y desde pronto empecé a usarlo.  Pero conviene recordar que en esa época no había tantas distracciones como ahora (Play Station, Gaming, mil extraescolares…) por lo que si te gustaba algo era más fácil volcarte en el hobby elegido.

 

Sergio Edgar Scalfaro desde México

Mi pregunta es cómo prepara el MI un torneo de ajedrez.

Lo más óptimo sería establecer un plan de entrenamiento a dos o tres semanas vista que debe incluir la revisión y repaso completo del repertorio de aperturas, afinar el cálculo con estudios y ejercicios específicos y match serio de entrenamiento con otro jugador fuerte a 15-30′ si es posible sobre el tablero real con reloj. Si se conocen los rivales más fuertes se puede añadir una preparación específica con ambos colores. Esto sería el mínimo para intentar hacerlo bien, además de un descanso completo durante dos días antes de la prueba. Pero casi más importante es estar concentrado durante la prueba, sin clases, ni trabajo, sin problemas familiares, y con un consumo mínimo de las redes sociales. Si esto no se puede garantizar mejor no jugar el torneo, porque el objetivo es hacer norma de GM por lo que tienes que ganar a profesionales que no hacen otra cosa durante el día que pensar en ajedrez.

 

 

6 Comentarios

  1. Una gran entrevista, muy bien preparada y con buenas respuestas del invitado. Coincido contigo, daniel: increíble la forma de trabajar y transmitir los conocimientos de Boris Zlotnik, con quien tuve el placer de coincidir en la UNED tiempo atrás 🙂 Quizá te referías más bien a la fuerza del juego; bueno, ¡pues eso también!

    Muy interesante lo que comenta Michael: maestros de ajedrez para el ajedrez deportivo/extraescolar (y aún así habría que ver nuestras dotes pedagógicas jeje) y docentes formados en ajedrez para actividades interdisciplinares en horario lectivo. Si se quiere enseñar ajedrez en la escuela no sólo como actividad transversal ya es otra historia quién puede hacer eso adecuadamente…

    Respecto a las 10000 horas para ser bueno en algo, se ha establecido que es un mito del que tiró Malcom Gladwell. Tampoco es claro que sea un promedio. Para llegar a ser experto puede tardarse menos, igual o más tiempo, y – como sabemos con el ajedrez, por ejemplo – hay gente que quizá no llegue nunca.

    Lo dicho: una vez más, una soberbia entrevista.

    Un saludo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here