Compartir
calcular variantes ajedrez
Mijail Tal, se equivocaba y... ¡ganaba! (fotografía de chessbase.com)

El cálculo de variantes en el caballo de batalla de cualquier ajedrecista, ya sea aficionado o gran maestro. Y a pesar de que la literatura ajedrecística ha dedicado algunos volúmenes a tratar de atajar dicha técnica, no podemos asegurar que exista un método infalible. Pero también gracias a ello el ajedrez sigue conservando ese encanto natural debido a su “complejidad innata”.

A veces ocultamos nuestros déficits a la hora de calcular bajo la famosa excusa “la tenía ganada” pero no deja de ser una forma de alejarnos del problema y no querer afrontarlo.

En este artículo me planteo ahondar en las causas de los errores de cálculo de variantes con el objetivo de ayudarte a tomar conciencia de una cuestión tan importante.

Existen una gran cantidad de indicadores para detectar a jugadores tácticos brillantes, como por ejemplo, el excampeón del mundo M. Tal: la tasa de acierto a la hora de resolver problemas, la profundidad de los análisis, la facilidad sorprendente con la que algunos jugadores (incluso desde niños) son capaces de resolver posiciones en las que existe contacto entre las piezas. Pero no por no disponer de esta capacidad innata debes resignarte. De hecho, han existido jugadores en la cima del ajedrez en los que esta habilidad no destacaba (como por ejemplo, el mismísimo Capablanca).

Tal con su hija Zhanna. Imagen cortesía de tabladeflandes.com
Tal con su hija Zhanna. Imagen cortesía de tabladeflandes.com

De todos modos, es un error considerar que los aspectos formales del cálculo son los que determinan el éxito del jugador. Me estoy refiriendo a la velocidad y  a la propia visualización mental de posiciones.  La capacidad de ver exactamente cuáles son las jugadas que necesita la posición y separar el grano de la paja, es lo que reduce las opciones para ordenar el flujo de variantes y nos ayuda a evitar un trabajo innecesario. Y muy relacionado con este elemento está la propia intuición: ese conocimiento inconsciente que el jugador ha ido acumulando a lo largo de los años hasta comprender las posiciones antes de “verlas”.

Kotov, nos enseñó en su excepcional y mítico libro: “Piense como un gran maestro”, un método para calcular variantes. Se trataba de construir un árbol de variantes, separar cada una de las ramas, considerar cuidadosamente cada una de las jugadas candidatas y escoger la mejor opción mediante la comparación de la evaluación final de las distintas opciones. Una gran cantidad de trabajo y un método que ha sido criticado y mejorado, y que a pesar de ser pionero ofreciendo una alternativa para ordenar el pensamiento, nunca se convirtió en una panacea.

Alexander Kotov
Alexander Kotov

Y es que, tal vez no se trata sólo de la visión táctica y del método, sino de las peculiaridades del pensamiento que conducen a errores similares a las que provocaba el método de Kotov: ineficiencia del proceso, desaprovechamiento de sinergias tácticas entre “ramas”… Es decir, existen aspectos psicológicos inconscientes que están condicionando tus resultados aunque tú no lo sepas…

En este artículo me centraré solo en esas dificultades de carácter puramente psicológico, con el que los jugadores nos enfrentaron en el proceso de cálculo de variaciones, y que pueden compensar la fuerza bruta de un módulo de análisis.

Las dificultades asociadas a la selección de jugadas candidatas se encuadran en dos grupos:

Las primeras tratan de las peculiaridades de la psique humana, y pertenecen, probablemente, no sólo  al ajedrez, sino también, en general, a las actividades relacionadas con la toma de decisiones.

cerebro humano

 icon-hand-o-right Artículo sugerido: ¿Cómo mejorar la atención?

Estas causas radican en las peculiaridades de la distribución de la atención. Por un lado, la atención tiene que enfocarse preferentemente en aquellas áreas en las que aparecen eventos básicos, con el objetivo de reducir los cálculos parciales y facilitar la respuesta del individuo. De lo contrario, sería necesario tener en cuenta muchas opciones que no son relevantes en ese momento. Por esta razón, dejamos fuera de la solución posibilidades inesperadas que podrían cambiar las estimaciones de una posición.

Las segundas están relacionadas con los patrones de ajedrez con los que has sido adoctrinado desde tus comienzos. Estos incluyen la determinación inicial de la fuerza comparativa de las piezas, las líneas que consideramos de manera “natural” como buenas o malas y que nos hacen ver como “normales” y únicas opciones que eluden decisiones válidas. Esta inercia del pensamiento se manifiesta, en particular, en la determinación de las jugadas candidatas que consideras. Esta selección está fuertemente influenciada por las opciones que se dieron con anterioridad en el tablero y con todos los patrones generales aprendidos de memoria en la infancia.

 icon-puzzle-piece En relación a estas segundas causas quiero dejarte un fragmento de mi libro El Método Zugzwang que creo que puede ser útil para ti:

 El humano no se enfrenta a la posición sin tener en cuenta todo lo que ha pasado anteriormente como hace un ordenador. Las decisiones y planes previos condicionan su valoración de la posición, sean estos correctos o incorrectos. Cuanto menor es el tiempo, mayor peso tiene el pasado.

Para finalizar, te presento varios vídeos gratuitos que te ayudaran a mejorar tu cálculo.

 

6 Comentarios

    • Decir que Capablanca no era un jugador táctico es un error. Es más era una de sus habilidades más destacadas. También Petrosian y Kortchnoi eran genios tácticos. Lo que sucede es que sus estilos de juego se inclinaban más hacia lo seguro, pero eran capaces de prever muchas jugadas, de anticiparse a sus rivales, y dejar en ridículo a genios del ataque. El ajedrez es 90% táctica. Capablanca en el ocaso de su carrera dejó mal parado al mismísimo Alekhine entregándole dos calidades, Kortchnoi fue la bestia negra del gran Mijail Tal, y Petrosian entregaba la calidad y dejaba pasmados a sus rivales con sus pasmosas defensas, aun Kasparov fue su víctima.
      Dice el cuatro veces campeón soviético Alexander Beliavsky en una entrevista: “Los ajedrecistas de la generación de Botvinnik adoraban decir que eran grandes estrategas, pero de hecho, eran sobre todo grandes con la táctica – porque el ajedrez, en gran parte, es un juego táctico. Se vuelve un juego estratégico cuando se forman las cadenas de peones. Cuando las piezas no están en contacto unas con otras y se forma una barrera entre ellas, es necesario pensar en reacomodar las piezas. Pero cuando esa barrera de peones no está, se trata totalmente de cálculo.”

      • Hola José,
        Lo que explica el artículo es que esa cualidad no destacaba en Capablanca del mismo modo que lo hacía en Tal. Cualquier campeón del mundo es un jugador completo, pero no recordaremos a Capablanca por sus sacrificios o su atrevimiento, le recordaremos por su pragmatismo, y su capacidad científica de entender las cosas.
        Un saludo

        • Yo hago énfasis en el concepto de Daniel recordando una respuesta de Capablanca a la pregunta…”Maestro,cuántas jugadas por delante ve usted ?” “Una…la mejor”.Eso sin duda era una exageración,pero sí da una idea del grado de entendimiento que tenía Capablanca de el Ajedrez . El juego era para él “Su lengua madre”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here