Si eres amante del juego estratégico y posicional, o si por el contrario, es una de tus asignaturas pendientes, creo que este artículo te va a interesar y mucho.

Muchos jugadores de ajedrez principiantes e incluso jugadores intermedios, tienden a percibir la partida de ajedrez como algo lineal, es decir, la partida se inicia en la jugada uno y acaba cuando uno abandona, se producen tablas o se produce un jaque mate.

Sin embargo, la partida tiene momentos de oscilación, «direcciones», momentos clave y situaciones en las que no sirve utilizar el mismo pensamiento. Y es por esto que necesitamos mirar la partida de manera diferente.

Una de estas técnicas es la reevaluación posicional.

¿En qué consiste? Básicamente consiste en desarrollar una sensibilidad especial para entender los momentos en los que tenemos que replantearnos lo que está sucediendo en la partida y no seguir en modo «piloto automático».  Como bien se explica en este artículo sobre la «mente del mono» de la web Minful Science:

El pensamiento descontrolado no es el estado natural de la mente. Podemos decir que es un extravío de nuestra tendencia natural al pensamiento.

Nuestra capacidad de controlar voluntariamente la atención se ha debilitado tanto que la mente toma el control de este proceso cognitivo. Así que cada vez que nuevos pensamientos surgen, arrastran con ellos a nuestra atención.

¿Cuándo debemos pensar de manera diferente y detenernos?

En nuestro curso sobre la Reevaluación Posicional de nuestra academia The Zugzwang Members el Gran Maestro Herminio Herraiz, identifica 9 circunstancias en las que es preciso modificar nuestro pensamiento.

La reorganización de piezas en el ataque

Muchas veces tenemos las piezas bien ubicadas y llegamos a momentos en los que no podemos progresar en el ataque.  ¿De qué manera hacer frente a este problema?

Te animamos a que veas la primera lección de manera gratuita de nuestro curso para que entiendas a qué nos referimos.

La reorganización basada en debilidades

Cuando precisamos encontrar nuevas debilidades porque han desaparecido las que ya existían.

Relación con las piezas clave

En muchas circunstancias, es necesario identificar qué piezas quiero mantener en el tablero para que mi posición tenga sentido. Es por esto, que tenemos que definir cuáles son las piezas clave relacionándolas con la estructura y reevaluar la posición.

Un buen ejemplo de partida en el que se produce esta circunstancia es la que también analizamos en el curso entre Ulf Anderson y Zenon Franco.

Retroceder para avanzar

No siempre debemos pensar en progresar en términos de «hacia adelante». El espacio en ajedrez es una de las ventajas más importantes pero tampoco es correcto perseguir las ventajas de espacio indiscriminadamente.

Hay muchas ocasiones en las que para avanzar es necesario retirar nuestras piezas y maniobrar para encontrar mejores ubicaciones.

Espacio y restricción de piezas

Muchas veces colocamos las piezas en una determinada casilla que es correcta en la apertura pero luego surgen nuevos detalles que hacen que sea necesario reinterpretar su ubicación. Especialmente cuando hay piezas clave o amenazas concretas.

La relación con la profilaxis

Cuando nos encontramos con amenazas de nuestro rival podemos caer en la tentación de defendernos pasivamente cuando no es necesario. Es por esto, que podemos utilizar las propias amenazas (estratégicas o tácticas) de nuestro oponente para reubicar nuestras piezas siguiendo nuestros planes pero integrando los planes de nuestro oponente.

La reorganización por casillas fuertes

Un detalle que nos permite encontrar nuevas ideas en una posición es la aparición de casillas clave. Un buen ejemplo es lo que sucede en esta posición temática de la Defensa Siciliana entre Anand y Morozevich. ¿Qué pieza hay que llevar a la casilla d5? ¿De qué manera hacerlo?

Cambios y transformaciones

Es posible llevar a cabo una reinterpretación de la posición no solo cuando han sucedido los cambios, sino cuando están a punto de producirse. Y de este modo dilatarlos u optimizar los factores que los favorecen.

La reorganización en defensa

No solo debemos repensar la posición cuando nuestra posición no es peligrosa. Hay muchas veces que nuestro rey puede ser débil por la acción de las piezas de nuestro rival. En estos casos, podemos caer en la tentación de defender las jugadas concretas de nuestro oponente, pero no las ideas, por lo que no estaremos reorganizándonos sino oponiéndonos a jugadas específicas.

Hay ocasiones en la que no queda más remedio que hacerlo de este modo, pero muchas otras en las que podemos utilizar la fuerza de un ataque para mejorar nuestra posición.

Más de 70 cursos, 820 lecciones en vídeo, ejercicios, estrategia, aperturas, finales... Todos los niveles y jugadores de torneo.

Aprende ajedrez desde casa y a tu ritmo en la academia oficial de este blog

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.