Compartir

Generalmente suelo recomendarte libros de ajedrez para que progreses técnicamente, ya sean de aperturas, finales o medio juego. Pero la época estival, en la que todos merecemos desconectar de la parte más ardua del entrenamiento, puede ser un buen momento para conectar con una vertiente de nuestra preparación que muchas veces es olvidada o minusvalorada: me refiero a la parte psicológica, organizativa o productiva.

No obstante, también tengo un artículo en el que te recomiendo Las novelas sobre ajedrez ideales para leer durante tus vacaciones.

En las sociedades occidentales, nos hemos acostumbrado a vivir en la abundancia y asumir que una mayor cantidad de cosas o disponer de más posibilidades y tener una multiplicidad de elección nos hará más felices o más eficaces. Pero la realidad nos dice que podemos llegar a saturarnos y que no es tan importante contar con muchas opciones como hacerlo con las opciones correctas, o con aquellas que sean suficientemente buenas, sin más.

Consciente de la importancia de lo anterior, en The Zugzwang Academy preparé un seminario en el que hablo de lo relevante que es para el ajedrecista optimizar su tiempo, y enfocarse en lo que realmente importa, partiendo, fundamentalmente, de la evitación de una enorme cantidad de prácticas que desvirtúan el proceso de aprendizaje e interrumpen nuestra concentración. Si crees que te puede interesar puedes darte de alta aquí (puedes ver la presentación totalmente gratis).

Pero ¡para nada he sido yo el primero en hablar de ello! Además del seminario anterior, muchos otros autores se han preocupado a lo largo del tiempo de ayudarnos a mejorar en nuestra organización diaria, a gestionar adecuadamente nuestras emociones y, en definitiva, a mejorar nuestra productividad personal. Es por esto que me he propuesto recomendarte los que para mí son algunos de los libros qué más te van a ayudar en este sentido.

Getting things done. Traducido al español como Organízate con Eficacia.

Probablemente la biblia de la productividad personal donde el autor nos propone un sistema arduo pero efectivo para organizar nuestra vida. Como decía, en GTD no es un sistema fácil y es exigente contigo mismo. Yo te recomiendo que lo leas, aunque si te impresiona de entrada también puedes leer alguna versión reducida que puedes encontrar aquí.

En pocas palabras, GTD es un método para organizar las tareas pendientes, las prioridades y la programación de una manera que los hace manejables. Uno de los mayores beneficios de GTD es que hace que sea fácil ver lo que tienes en tu mesa y elegir sobre qué trabajar. También pone un importante énfasis en clarificar tu mente de cualquier distracción mental que te impida trabajar de manera eficiente.

Si todo esto suena tan bien ¿de dónde viene la reputación de ser un método complicado? La razón es que, por lo general, las personas no somos tan rígidas como para practicarlo de manera correcta y, por otro lado, también se hace difícil personalizar el sistema hasta que conseguimos que coincida con nuestras necesidades. Pero, a pesar de todo lo anterior, yo te recomiendo que lo leas.

El Elemento de Ken Robinson

Este libro me encantó cuando lo leí. Es un libro de gran éxito sobre el talento, la pasión y el logro de uno de los principales pensadores del mundo sobre la creatividad y la auto-realización. 

El elemento trata de ese punto en el que el talento natural se encuentra con la pasión personal. Cuando la gente llega al Elemento, Ken Robinson nos explica que  nos sentimos más a nosotros mismos y más inspirados y alcanzamos niveles más altos de desempeño. Con un sentido del humor irónico, Ken Robinson mira las condiciones que nos permiten encontrarnos en el Elemento y aquellos que ahogan esa posibilidad. Basándose en las historias de una amplia gama de personas, como Paul McCartney, Matt Groening, Richard Branson, Arianna Huffington y Bart Conner, muestra que la edad y la ocupación no son barreras y que ésta es la estrategia esencial para transformar la educación, y las comunidades en el siglo XXI. Un libro muy inspirador y totalmente recomendable.

Coaching para el éxito de Talane Miedaner

Todos los veranos tengo por costumbre releer este libro. Es francamente sensacional. Lo único que no le hace justicia es el título porque suena a “vendemotos” cuando, en realidad, es un libro lleno de enseñanzas, consejos y reflexiones totalmente aplicables a nuestra vida.

En su libro Coaching para el éxito, Talane Miedaner, una de las coach personales de mayor prestigio mundial, te ofrece las últimas técnicas para lograr el éxito y hacer que sucedan las cosas. El programa de coaching de Talane Miedaner te ofrece la posibilidad de:

  • Eliminar los pequeños obstáculos que distraen y consumen tu energía
  • Tener mayores ingresos de dinero y gastar menos, para lograr la abundancia y la seguridad económica. Y también a “relacionarte mejor con el dinero”
  • Construir relaciones enriquecedoras y comunicarte con eficacia
  • Hacer el trabajo que amas y hacerlo bien
  • Cuidarte, atraer el éxito y sentir placer trabajando para lograrlo.

De los 5 libros que te recomiendo probablemente este sea el que cuenta con mayor número de pautas para llevar rápidamente a la práctica.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Steven Covey

Tenía dudas de si incluir este título o no, mis dudas provenían de que es uno de los libros más conocidos de desarrollo personal pero no he podido evitar incluirlo.

Se trata de una obra que tiene todos los ingredientes para convertirse en un best seller mundial tal y como sucedió a los pocos meses de su publicación en 1989. Es un libro que necesariamente tienes que leer.

El libro empieza con una explicación de cuántas personas que han logrado un alto grado de éxito hacia el exterior todavía se encuentran luchando con una necesidad interior de desarrollar la eficacia personal y el crecimiento de relaciones saludables con otras personas.

Covey cree que la forma en que vemos el mundo se basa totalmente en nuestras propias percepciones. Para cambiar una situación dada, debemos cambiar nosotros mismos, y para cambiar nosotros mismos, debemos ser capaces de cambiar nuestras percepciones.

Al estudiar más de 200 años de literatura sobre el concepto de “éxito”, Covey identificó un cambio muy importante en la manera en que los seres humanos han definido el éxito en el tiempo.

En épocas anteriores, el fundamento del éxito descansaba en la Ética del Carácter (cosas como la integridad, la humildad, la fidelidad, la templanza, el coraje, la justicia, la paciencia, la industria, la sencillez, la modestia y la Regla de Oro). Pero a partir de la década de 1920, la forma en que la gente veía el éxito cambió a lo que Covey llama Ética de la Personalidad (donde el éxito es una función de la personalidad, la imagen pública, las actitudes y los comportamientos).

En nuestros días, la gente busca soluciones rápidas. Nos encontramos con una persona, equipo u organización exitosa y preguntamos:  “¿Cómo lo haces? ¡Enséñame tus técnicas!” Pero estos “atajos” que buscamos, con la esperanza de ahorrar tiempo y esfuerzo y aún lograr el resultado deseado, son simplemente parches que darán soluciones a corto plazo. No abordan la condición subyacente.

Una de las frases más conocidas de Covey es: “La forma en que vemos el problema es el problema”. Debemos permitirnos experimentar cambios de paradigma – cambiarnos fundamentalmente y no sólo alterar nuestras actitudes y comportamientos a nivel superficial – para lograr un verdadero cambio.

Una obra magistral que todo ajedrecista debería leer.

Las 21 leyes irrefutables del liderazgo de John Maxwell

 Otro libro extraordinario. John Maxwell es un referente internacional en temas relacionados con el Liderazgo. “Las 21 leyes irrefutables de liderazgo” es un libro que encontrarás muy útil en la medición de tu propio crecimiento personal, así como en la búsqueda de las áreas en las que necesitas crecer.

Maxwell explica claramente cuál es la premisa de su obra:

“Una de las verdades más importantes que he aprendido a través de los años es esta: El liderazgo es liderazgo, no importa adonde vaya ni lo que haga. Los tiempos cambian. La tecnología avanza. Las culturas varían de un lugar a otro. Pero los verdaderos principios del liderazgo son constantes – aunque esté observando a los ciudadanos de la antigua Grecia, los hebreos del Antiguo Testamento, los ejércitos de los últimos doscientos años, los gobernantes de la Europa moderna, los pastores de las iglesias locales, o la gente de negocios de la economía mundial de hoy. Los principios del liderazgo pasan la prueba del tiempo. Son irrefutables.”

Y en su libro nos explica cuáles son estas estas leyes una a una. Para muestra un ejemplo de la segunda ley:

LEY # 2 LA LEY DE LA INFLUENCIA

La definición de Maxwell para la Ley de Influencia es que “la verdadera medida del liderazgo de una persona es la influencia nada más, nada menos.”

Los líderes de los mejores líderes saben que el liderazgo es siempre acercar a la gente hasta su máximo potencial, incluso si esto significa que un día se conviertan en mejores líderes que ellos mismos.

El liderazgo no se determina por tener un título. No importa si eres Director General, Gerente, etc.. Tú no eres un líder si la gente no sigue tu ejemplo, si no te sigue a ti.  Maxwell dice: “El verdadero liderazgo no puede ser otorgado, designado o asignado. Sólo viene de la influencia, y eso no puede ser obligatorio. Se debe ganar“. “Cuando se trata de identificar a un verdadero líder … no escuches las afirmaciones de la persona que profesa ser el líder. No examine sus credenciales. No revise su título. Compruebe su influencia. La prueba de liderazgo se encuentra en los seguidores.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here