Compartir
asesino ruso ajedrez

La historia más terrible de la naturaleza humana, también ha encontrado en el ajedrez un lugar para expresarse y desplegar sus instintos sádicos. En este post vamos a hablar de los crímenes más impactantes que han tenido lugar alrededor de un tablero de ajedrez.

1. Alexander Pichushkin, “La bestia de Bittsa”

El 9 de abril de 1974 nacía en Moscú uno de los asesinos más sangrientos de la historia de Rusia. Durante 14 años sus crímenes estuvieron sin resolver generando el pánico entre los ciudadanos.

Alexander Pichushkin vivió una infancia de soledad y conflictos.

Su padre lo abandonó en sus primeros años de vida, quedando al cuidado de su madre. La carencia de figura paterna le hizo establecer un vínculo afectivo muy especial con su abuelo, con el que pasaba largas horas jugando al ajedrez.

Las pocas experiencias positivas que vivió con su abuelo y su perro darían forma a su obsesión y modus operandi, mientras que la obsesión por recuperar los pocos momentos de felicidad de su infancia harían del parque donde jugaba con su abuelo el escenario indiscutible de sus crímenes. Su objetivo, también relacionado con su niñez, era completar tantos asesinatos como casillas del tablero de ajedrez. Otra constante de sus crímenes sería la presencia de Andrei Chikatilo, el asesino en serie más famoso y letal de la historia de Rusia e ídolo del joven Pichushkin.

Alexander se acercaba a sus víctimas fingiendo estar de luto por la muerte de su perro, posteriormente los invitaba a beber vodka en la tumba de su mascota. Así Pichushkin engañaba a sus víctimas con promesas de licor gratis si eran hombres y a las mujeres les mentía para salir en una cita. Cuando la persona estaba intoxicada, Pichushkin la atacaba por la espalda golpeándola repetidamente con un objeto contundente como un martillo, una tubería o la botella de vodka. El asesino escondía los cuerpos en las fosas del alcantarillado, muchas de las víctimas que sobrevivían a los golpes morían ahogadas. A medida que Alexander continuó asesinando, sus ataques se volvieron cada vez más salvajes y dejó de ocultar bien los cuerpos, abandonándolos en un lugar donde eran fáciles de encontrar.

Los crímenes de Alexander acabaron un día del mes de junio del año 2006, en su propia casa. Fue descubierto tras una nota que dejó escrita su última víctima, la cual había quedado con él en el parque donde solía pasear con su abuelo.

Cuando los agentes se personaron en la casa de Alexander, tiraron literalmente la puerta abajo, y lo encontraron sentado en el sofá y con el martillo de los crímenes en la mano. Los agentes también hallaron un tablero de ajedrez junto a un diario, en el cual iba rellenando las casillas con cada una de las víctimas que iba asesinando. Apenas le faltaban 15 casillas por completar…

Cuando fue detenido comentó a la policía que “han tenido suerte de detenerme, si no lo hubieran hecho hubiese muerto mucha más gente, han salvado muchas vidas”.

2. Zhang Yongming, “El monstruo de Yunnan”

Zhang Yongming era conocido por ser un campesino callado, jugador de ajedrez, que vivía en  una cabaña de madera en un humilde pueblo del aislado condado de Jinning

Zhang Yongming convirtió sus instintos homicidas en un negocio: después de asesinar a sus víctimas, vendía los restos en el mercado, haciéndolos pasar por “carne de avestruz”. También aprovechaba los ojos, que metía en tarros de licor. Con los restos de carne alimentaba a sus mascotas y los huesos los almacenaba en bolsas de plástico.

Zhang, de 56 años, tenía una larga historia criminal y, de hecho, pasó casi 20 años en la cárcel (de 1978 a 1997) por asesinar y desmembrar a una persona en su juventud. Sus vecinos aseguran que llevaban tiempo alertando a la Policía de su comportamiento violento contra los adolescentes del pueblo, a uno de los cuales habría intentando estrangular con un cinturón en plena calle.

Se cree que pudo asesinar a 17 personas, aunque solo pudieron probarse 11 asesinatos.

Fue ejecutado el 10 de enero de 2013.

3. Theodore John Kaczynski

Amante del ajedrez en su época juvenil y participante en distintos clubes universitarios.

Ted Kaczynski más conocido como ¨Unabomber¨ fue un niño prodigio que fue aceptado en la universidad de Harvard a los 16 años. Más tarde obtuvo el doctorado en matemáticas en la universidad de Michigan, pero sus profesores admitían que no entendían las complejas tesis que presentaba.

Años más tarde, Theodore Kaczynski, se convertiría en profesor de Matemáticas en la Universidad de California hasta que, en 1970, decidió romper con la civilización. Desde ese momento empezó su “cruzada” contra el progreso. Vivió completamente sólo en una cabaña en las montañas de Montana y desde 1978 hasta 1995 fue el hombre más buscado de América, su cabeza llegó a valer 1 millón de dólares y se le consideró el terrorista más peligroso del mundo.

Theodore Kaczynski luchaba por el regreso a la “vida salvaje” a través de “una completa y permanente destrucción de la sociedad industrial moderna en cada parte del mundo”, argumentaba que el progreso nos destruiría a todos y pretendía con sus atentados dar toques de atención a las principales personalidades y empresas.

Desde el año 1978 hasta 1995 colocó 16 bombas, matando a 3 personas e hiriendo a otras 28. En estos momentos Theodore Kaczynski se encuentra cumpliendo una cuádruple cadena perpetua en Colorado.

Y para terminar el artículo, dos asesinos muy relacionados con el ajedrez que te llamarán la atención, aunque no fueron asesinos en serie.

Claude Frizzel Bloodgood

Condenado a muerte el 19 de junio de 1970, su condena fue conmutada a cadena perpetua en 1972. Murió en la cárcel el 4 de agosto de 2001.

Fue un conflictivo jugador estadounidense de ajedrez. Su origen no está del todo claro. Fue hijo de emigrantes alemanes, pero no se sabe si nació en México o directamente en Alemania.

Lo primero que conocemos de él es que comienza participando en la Federación de Virginia de ajedrez, a finales de los 50. En aquella época, el sistema de rating ELO que conocemos hoy en día, acababa de ser instaurado.  El primer rating que se  le adjudicó fue el de 1656, propio de un aficionado.

Mientras se entretenía con el ajedrez, Bloodgood comenzó a tener problemas con la justicia. Uno detrás de otro, lo que le llevó a la cárcel allá por el 1960. Recién salido de ella, en 1969, asesinó a su madre. Fue condenado a pena de muerte.

Sus primeras batallas dentro de la cárcel fueron legales, tratando de salvar su vida. Para ello buscó todo tipo de artificios que le sirvieran para librarse de la muerte. Al final, un buen trabajo de sus abogados le permitió conmutar la pena por la de cadena perpetua.

Mientras estuvo en prisión, siguió siendo un jugador de ajedrez muy activo, jugando un gran número de partidas que le permitieron incrementar su ELO en la Federación de Estados Unidos por correspondencia. Pero algunos alegaron. que este incremento de ELO, se debió a la manipulación del sistema.

Falleció en la cárcel el 4 de agosto de 2001.

William Herbert Wallace

1931, Liverpool (Inglaterra): William Herbert Wallace, jugador de ajedrez y vendedor de seguros, fue acusado del brutal asesinato de su esposa Julia Wallace, que ocurrió en su domicilio mientras él supuestamente buscaba la dirección de un cliente que no existía. Las pruebas son circunstanciales y todo lo que servía para acusarle, también servía para defenderle.

Condenado en un primer juicio, es absuelto en el segundo. Escribió en su diario que el asesino es Richard Gordon Parry, un empleado y ex compañero suyo del trabajo. Pasó el resto de su vida aterrorizado en su casa, colocando alarmas y almacenando armas de fuego por doquier, asegurando que el misterioso asesino de su mujer regresará para matarlo. Muere de un ataque cardíaco años después. El caso jamás fue resuelto.

Formador y jugador de ajedrez en activo que encuentra analogías en la vida con el ajedrez cada día. He jugado algunas partidas buenas y bastantes malas. Sigo en continuo aprendizaje. Actualmente divulgo mis ideas en artículos aquí y en mi canal de Youtube.

5 Comentarios

  1. Excelente artículo, con algunos cuestionamientos, pero que no restan nada al interés general del mismo. Felicitaciones.

    • Viniendo de ti Antonio es todo un halago. Te agradezco muchísimo el comentario y te sigo invitando a que prepares material tan interesante de entrenamiento como el que recomiendo en mi libro El Método Zugzwang. Un cordial saludo.

  2. Aunque sea de ficción, el protagonista de la Película, Hijo de Caín, también entraría en esta lista de psicopatas ajedrecistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here