Inicio Aprender ajedrez Historia La partida que cambió todo entre Kasparov y Karpov

La partida que cambió todo entre Kasparov y Karpov

1

El 15 de octubre pasado se celebraron 36 años de unas las partidas más brillantes y emocionantes jugadas entre Garry Kasparov y Anatoli Karpov. ¡La famosa partida 16 del Campeonato del Mundo de 1985!

Épica Rivalidad 

Hablar de Kasparov y Karpov, es referirnos a una de las rivalidades más célebres y apasionantes que ha dado actividad deportiva alguna. 

El ajedrez, juego de inteligencia y creatividad, es un terreno fértil para las rivalidades más enconadas pero es difícil encontrar una más intensa y complementaria que la que dominó el tablero durante la década de los 80 y los 90, entre estos dos jugadores rusos, símbolos radicalmente opuestos de estilos y enfoques de juegos, e incluso de idearios políticos.

Karpov el metódico y frío estratega versus Kasparov el impredecible y explosivo táctico. 

Se enfrentaron en cinco campeonatos del mundo y el resultado final, favorable a Kasparov fue de: 21 victorias, 19 derrotas y 104 tablas.

Campeonato del Mundo de 1984

Pero los prolegómenos de esta rivalidad iniciaron en 1984, cuando un jovencísimo Kasparov de 21 años, apodado el Ogro de Bakú, venció el Torneo de Candidatos imponiéndose a Korchnói y a un renacido Smyslov, para retar por el título a un, para el momento, imbatible Karpov.

La final del Campeonato del Mundo se disputa, después de 15 años, nuevamente en Moscú. La sede es el histórico edificio conocido como Casa de los Sindicatos, las partidas comienzan el 10 de septiembre de 1984, en un formato maratónico: ¡gana el primero en conseguir seis victorias, sin contar las tablas!.

El torneo empieza de la peor manera posible para el retador, y Karpov, a pesar de conocer la amenaza que supone Kasparov, se muestra cómodo y confiado. Después de las primeras 9 partidas, Karpov se impone con un abultado 4 – 0 sobre Kasparov. 

El Ogro de Bakú parece excesivamente nervioso y comete numerosos errores. Incluso en posiciones dinámicas (sus favoritas) parece incómodo y su espíritu combativo va minándose. Kasparov decide asumir un estilo más defensivo y se produce  un maratón de 17 partidas de tablas. Kasparov meditando

A pesar de esto, el 24 de noviembre de 1984, Karpov vuelve a imponerse. 

Tras 2 meses y 27 partidas ¡Karpov va ganando 5 -0! 

Solo el 12 de diciembre, después de otro maratón de tablas, Kasparov logra su primera victoria. En febrero de 1985, en la partida 47, consigue su segunda victoria y el 8 de febrero su tercera. Parece que Kasparov puede conseguir una remontada épica pero entonces…

El 15 de febrero, el presidente de la FIDE, Campomanes, decide interrumpir el campeonato. Se reanudaría a final de año desde cero, con un cambio de formato: ganará el mejor a 24 partidas, el primero en llegar a 12,5 reclamaba el título, en caso de empate a 12, Karpov retenía el título. 

Campeón defensor y retador protestan pero no tienen más opciones que aceptar la decisión.

Por fin…. Campeonato del Mundo 1985

Un sello postal de la URSS de 10 kopeks de 1985, emitido para conmemorar el segundo partido del Campeonato Mundial de Ajedrez Karpov-Kasparov.

Los preparativos para el segundo match comenzaron al día siguiente de la suspensión. Las partidas iniciaron el 03 de septiembre y se realizaron en la sala de conciertos Tchaikovsky, Moscú. 

La limitación de 24 juegos tiene un efecto positivo, incentiva a los jugadores a arriesgar más. 

La primera partida la ganó Kasparov, con una Defensa Nimzo-India. Parece que va a continuar la remontada interrumpida en febrero. Pero rápidamente la situación cambia: ¡Karpov gana la 4ta y la 5ta partida! Se imponen la experiencia y frialdad estratégica del Campeón defensor.

Una seguidilla de tablas entre la 6ta y 10ma partida deja el suspenso en el aire y de repente… ¡Kasparov iguala! La 11va partida la gana el Ogro de Bakú, llevando blancas, respondiendo elegantemente a la Defensa Nimzo-India jugada por Karpov. 

Se llega al ecuador del Campeonato y solo hay una verdad: ¡Las fuerzas de los dos contrincantes es demasiado pareja! Aunque ambos representan estilos de juegos contrapuestos, sus niveles son demasiado similares. 

¿Existe una posibilidad real de imponerse? 

15 de octubre de 1985… genialidad estratégica.

Entre las partidas 12 hasta la 15 solo tenemos tablas. 

Estamos en la partida 16 y solo restan 8 partidas más para que se acabe el Campeonato. La igualdad solo favorece al Campeón defensor. 

Es 15 de octubre de 1985 y Kasparov juega con negras. 

Karpov abre con e4 y Kasparov… c5. ¡Defensa Siciliana! 

Las primeras jugadas se realizan con mucha rapidez, Karpov acepta el desafío teórico de Kasparov. Todo transcurre como en partidas anteriores hasta que 11 Ae2. Las blancas entregan su peón de ventaja en aras de un desarrollo rápido de las piezas.

Pero entonces, Kasparov respondió 11 … Ac5!!. La idea estratégica es que en vez de recuperar el peón central, el Ogro de Bakú lo utilizará para descoordinar el juego rival, esconder sus propias piezas y paralizar el juego de las blancas. 

Karpov tardó en comprender la eficacia de esta jugada y no devolvió el peón cuando tuvo la oportunidad, complicando su juego y permitiendo que Kasparov mejorase su posición, y usase a su antojo los Caballos para dificultar el juego de las blancas.

 

Alexander Nikitin, compañero de análisis de Kasparov comentó: “Fue doloroso observar cómo el campeón mundial, como blanco en un medio juego con un peón extra’ sólido ‘y una estructura de peón sólida, no pudo encontrar una jugada útil. Sus piezas esparcidas se congelaron en las filas traseras como en un letargo.”

La partida continuó con una lección de juego estratégico y coordinación por parte de Kasparov.

Actualmente, sabemos que la jugada 11 … Ac5 es un error y que pudo ser respondida con 12 Ae3! Lo que le hubiese dado grandes opciones ganadoras en la partida y en el Campeonato, ¡toda la historia hubiese sido diferente!

Pero la arriesgada y creativa apuesta de Kasparov es una muestra de su genialidad y de una gran visión estratégica.

Como dijo Botvínnik: 

“Kasparov sacrificó material con las negras, pero obtuvo una posición fuerte para su caballo centralizado en el territorio de las blancas. Esto no se basó en un truco, sino en una evaluación profunda de la posición, que se determinó durante un largo análisis casero. Por su parte, Karpov actuó sobre la base de conceptos generalmente aceptados, se aferró al peón y se hundió imperceptiblemente en un atolladero. En mi opinión, esta combinación de dos aspectos del talento de Kasparov – visión aguda en el consejo y la búsqueda de nuevas ideas en el análisis – es lo que comprende su excepcional fuerza práctica.”

Esta partida es aun considera como una de las obras maestras de Kasparov y se considera que esta genialidad tuvo un efecto duradero en Karpov que influyó en la pérdida final del título de Mejor del Mundo. 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.