Compartir

Uno de los aspectos más difíciles de dominar en el ajedrez es el de la evaluación de las posiciones. Hay jugadores principiantes que calculan muy bien y realizan buenas combinaciones, sólo para darse cuenta de que han llegado a una posición que no les favorece para nada. Para mejorar en este juego-ciencia no sólo es importante el conocimiento y el cálculo sino también la evaluación. Y nada funcionará correctamente, si la evaluación de la posición final a la que llegamos después de nuestros cálculos no es correcta.

Para ayudarnos a resolver este problema, los ajedrecistas I. A. Horowitz y Geoffrey Mott-Smith escribieron en el año 1960, un libro muy interesante en el que desarrollaban un sistema de puntos para ayudar al jugador a hacer una valoración más precisa de las posiciones.

El término “sistema de puntos” lo tomaron prestado del juego de bridge, un juego de naipes en el cual los jugadores avanzados utilizan un sistema de puntos para asignar determinados valores a las manos de cartas basándose en determinadas probabilidades.

¿Conocerán el sistema de puntos de Horowitz y Mott-Smith

En el ajedrez no existe el azar y la posición inicial está completamente equilibrada. Son los propios jugadores quienes tratan de desequilibrar la partida y ganar puntos a su favor para conseguir ciertas ventajas. Estos puntos no se ganan o se pierden por pura casualidad, sino que deben ser las habilidades de los jugadores las que entren en acción y traten de ir sumando dichos puntos.

El primer maestro en hablar de “acumular puntos” fue el campeón del mundo Wilhelm Steinitz, quien propuso su famosa teoría de ir acumulando pequeñas ventajas con su ya célebre frase: “la acumulación de pequeñas ventajas puede llevar a una gran supremacía en la posición.”

Horowitz y Mott-Smith explican que los jugadores cuando empiezan a jugar al ajedrez y aprenden sus primeras lecciones, se dan cuenta rápidamente del valor de las piezas y adquieren otros conceptos básicos como el de sacar sus piezas, tratar de controlar el centro, etc. Pero desgraciadamente su conocimiento se queda ahí y lo que necesita el estudiante que quiere progresar es un método que le permita mejorar y aumentar su comprensión del juego, ya que un conocimiento tan escaso difícilmente le va a permitir concebir planes de juego ganadores.

Los autores también advierten del caso de que algunos jugadores que empiezan a comprender conceptos como la estructura de peones, ceden una pieza entera con tal de no dejarse doblar peones. Algo totalmente absurdo. Del mismo modo, también se da el caso de jugadores que sacrifican una cantidad ingente de material con tal de mantener el centro a toda costa. Lógicamente, ninguna de las opciones anteriores tiene ningún sentido y sólo es posible mejorar si se entiende cómo se relacionan y se interconectan todos los factores que influyen en la partida.

El sistema de puntos se propone como un método eficaz para realizar buenas jugadas y elaborar planes correctos de juego. Sirve como una buena guía que ayuda al jugador en el intrincado camino de las variantes y las posibilidades, y sobre todo, de la valoración de las posiciones. Los autores prometen que el jugador que siga este método ya no se verá sin saber qué hacer. Lo que proporciona al jugador es un método para valorar las posiciones. Y como dicen los propios Horowitz y Mott-Smith: “valora, actúa y gana”.

El libro está totalmente dedicado al estudio de la estrategia. Los autores argumentan que ya hay muchos libros dedicados al estudio de la táctica y que, sin embargo, una combinación táctica sólo es posible a partir de una cierta ventaja estratégica. En otras palabras: “una combinación puede aumentar la superioridad pero no crear por sí misma una ventaja ganadora. La ventaja ya debe estar presente para que pueda darse la combinación ganadora.” De ahí la importancia de la estrategia.

Por otro lado, también la táctica es importante, pues una ventaja ganadora puede ser totalmente inútil si no se sabe cómo capitalizar dicha ventaja. Incluso para mantener la igualdad debemos parar constantemente las amenazas de nuestro oponente. Después de cada movimiento debemos estar alertas para ver si hay alguna amenaza táctica oculta antes de dedicarnos a otras consideraciones más de carácter estratégico.

 icon-book ¿Amante de los libros de ajedrez? Pásate por aquí.

No obstante, habrá momentos en la partida en los que no estarás sometido a una amenaza inmediata y la elección de la jugada correcta será más difícil porque no hay tantas restricciones y deberás guiarte por tu sentido estratégico. E incluso cuando tengas que lidiar con amenazas tácticas deberás escoger entre aquéllas soluciones que mejor se ajusten a un correcto plan a largo plazo.

El proceso de mejorar en ajedrez consiste esencialmente en el hecho de ir acumulando posiciones que comprendes perfectamente. Es decir, debes mejorar tu capacidad de evaluación de las posiciones. Para elegir el movimiento correcto debes examinar las posibles posiciones resultantes y elegir entre aquéllas que te sean más favorables.

Ya se lamentó Rudolf Spielmann: “si me das las posiciones que juega Alekhine, soy tan brillante como él encontrando las combinaciones. Mi problema es llegar a dichas posiciones.” Y ahí está precisamente la clave: cómo llegar a posiciones ganadoras. El método de contar puntos puede ayudar al jugador a conseguir posiciones ventajosas.

Vamos a entrar ya en materia y te voy a explicar brevemente en qué consiste el método de contar puntos. En resumen, el método se basa en la siguiente tabla:

Puntos positivos:

  • Control de centro
  • Peón en cuarta vs. Peón en tercera
  • Peones móviles de flanco
  • Fuerte puesto avanzado
  • Superior desarrollo
  • Mayor espacio
  • Pareja de alfiles
  • Alfil vs. Caballo
  • Columna semiabierta
  • Control de una columna útil
  • Torre(s) en la séptima fila
  • Peón pasado
  • Peón pasado alejado
  • Peón avanzado
  • Mayoría cualitativa de peones
  • Cadena de peones avanzada
  • Cuña de peones avanzada
  • Mejor posición del rey
  • Mayoría alejada de peones

Puntos negativos:

Peones débiles

  • Peón retrasado
  • Peón doblado
  • Peón aislado
  • Peones colgantes
  • Falanje de peones colgantes
  • Mayoría de flanco bloqueada

Casillas débiles

  • Complejo débil de casillas
  • Holes
  • Flanco de rey debilitado
  • Rey en el centro
  • Posición con poco espacio
  • Mal alfil

 icon-info-circle Los autores recomiendan leer una y otra vez la tabla completa hasta llegar a familiarizarse con ella. Según la experiencia acumulada a lo largo de los años, a cada uno de los factores posicionales listados en la tabla se le asigna un punto. Para aplicar el sistema basta examinar la posición sobre el tablero y considerar la disposición de las piezas de ambos bandos. Suma un punto por cada ítem de la lista de puntos positivos que tengas y resta un punto por cada uno de la lista de puntos negativos. Realiza este análisis desde el punto de vista de los dos jugadores. Es decir, realiza la misma operación desde el punto de vista de tu oponente. Después, compara ambos resultados. La diferencia será una medida de la superioridad estratégica, si la hay, que uno de los dos bandos tiene.

Además, se debe considerar la ventaja material de modo que un peón equivale a tres puntos. Es decir, la tabla de valoración tradicional para las piezas quedaría así:

Peón = 3 puntos

Caballo = 9 puntos

Alfil = 9 puntos

Torre = 15 puntos

Dama = 27 puntos

Rey = 9 puntos

O lo que es lo mismo, la valoración tradicional de las piezas se multiplica por tres (un peón equivale a tres factores posicionales). Por ejemplo, tener la ventaja del centro, una columna semiabierta y ventaja de desarrollo (en total, tres puntos) sería equivalente a un peón (también tres puntos).

EJERCICIOS (solución próximamente):

Valora las siguientes posiciones y trata de encontrar el plan de juego para las blancas:

EJERCICIO 1)

EJERCICIO 2)

EJERCICIO 3)

CONCLUSIÓN:

Familiarízate con la tabla de puntos. Aprende de memoria qué son puntos positivos y qué son negativos. Esto te dará una idea de los objetivos que tienes que intentar conseguir en determinadas posiciones. Trata de acumular puntos positivos en tu posición y minimizar los negativos. Una vez que tengas una ventaja suficiente (tres puntos ya sería equivalente a la ventaja de un peón) busca para encontrar soluciones tácticas, porque la ventaja estratégica ya la tendrás.

Espero que te haya sido útil este sistema de contar puntos y te recomiendo el libro Point count Chess de Horowitz y Mott-Smith, es muy bueno.

Si quieres leer más artículos que escribo, visita mi blog:

http://ajedrezalacarta.blogspot.com.es/

Bibliografía: Point count Chess

3 Comentarios

  1. Hola Santi, soy Yvan del 64 Villalba. Varias articulos que has escrito, impresionante.
    Espero y esperemos volver a verte pronto.
    un abrazo.

    Yván

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here