Compartir
Necesita algunas clases...

Hace algunas horas la amiga de The Zugzwang Blog  y jugadora de la selección española de ajedrez Ana Matnadze  se lamentaba por haberse dejado una descubierta en el europeo que se esta jugando ahora mismo, en una posición muy trabajada y estudiada. Ella misma calificaba el acontecimiento de doloroso en su facebook.

Supongo que todos hemos sentido ese “dolor” alguna vez, un mate seco, una descubierta, algo que omitimos y que, en ese momento, incomprensiblemente ha escapado a nuestros análisis pero, en realidad, ahí está, frente a nosotros.

Da igual tu nivel, Ivanchuk no vio mate en una, Karpov se dejó una pieza limpia y tuvo que abandonar, el mismísimo Kasparov se dejó una torre limpia contra Anand y también tuvo que abandonar. Y podríamos mencionar centenares de ejemplos similares.

El ajedrez es complejo. Y parte de su complejidad se ve plasmada en la dificultad de evitar los errores. Ahora bien, podemos poner algo de nuestra parte para evitar estos errores graves.

errores graves en ajedrez

Los errores graves son en un 99% errores de táctica. Los errores posicionales llevan detrás otro tipo de carencia: la falta de conocimiento de ajedrez, un conocimiento teórico pobre, falta de bagaje… Por ejemplo, si no sabes que dos peones en sexta ganan a una torre, o que un peón de torre y alfil contra rey es tablas si el peón corona en la casilla contraria al color del alfil y si el rey está cerca de la casilla de coronación, es porque no has estudiado lo suficiente. Y eso se cura estudiando, simplemente. Pero si lo que sucede es que cuando estabas calculando no has visto que una pieza tuya quedaba desprotegida, o habías omito una amenaza de tu rival la cosa es diferente…

Muchas veces los errores graves aparecen en los apuros del reloj, pero otras aparecen en posiciones tranquilas que incluso nos resultan familiares. Este tipo de posiciones son, en muchas ocasiones, más peligrosas de lo que pensamos porque nos ofrecen una engañosa sensación de seguridad.

Así que voy a presentarte algunas reglas que te van a ayudar mucho a evitar errores graves, o errores garrafales como los llamamos en España.

# Descuidos en partidas “ganadas”

Las partidas que consideramos ganadas son el caldo de cultivo idóneo para que se produzcan errores graves. Durante un tiempo yo sufrí mucho este problema y pasé una racha bastante mala en la que una sucesión de derrotas en “partidas ganadas” minaron mi moral.

Afortunadamente, después de cierto entrenamiento y de utilizar la técnica que ahora te explicaré todo mejoró mucho.

Cuando tengas claro que tienes una partida ganada repítete autoinstrucciones que potencien tu atención, como por ejemplo “más fuerte ahora” “ahora más centrado” “ahora no aflojes”. Sobre el papel quizás pueda parecerte una solución doméstica pero en la práctica los resultados son claramente muy favorecedores. ¡Ponlo en práctica y verás!

# No asumas nada

No des por hecho nada de lo que puede suceder en el tablero. Tu alerta debe ser constante y, tal y como te explico en mi libro El Método Zugzwang debes enfocarte más en auto-refutar tus jugadas que en agasajarte interiormente con lo buenas que son. No creas que:

# Si un caballo de tu rival está clavado no lo podrá mover.

Quizás no pueda moverse en un determinado momento, pero no nos quedemos con esa idea permanentemente. Observa el siguiente ejemplo, no es exactamente una clavada pero puede funcionar como tal para la explicación:

Posición tras Td3. ¿Cómo jugarías con negras?

Blunder1

 

#Tu rival se dejará ganar cuando esté absolutamente perdido. Lo que yo llamo “el truco final”.

A veces, si nuestro rival está en una situación desesperada puede lanzar un “ultimo truco” como regalándonos la partida… ¡Cuidado! El truco final es un señuelo en el que podemos caer si jugamos automáticamente, de nuevo: mucha atención a las amenazas del rival y a sus “regalos”.

#Que tu rival no puede realizar jugadas antinaturales.

Las jugadas antinaturales son jugadas como cualquier otra. Es cierto que nos cuesta más tenerlas en cuenta porque se escapan de nuestros patrones aprendidos pero, sobre todo, en posiciones en las que estés ganando considera también la posibilidad de que tu oponente pueda realizar jugadas de este tipo.

#Que si comes una pieza o un peón tu rival lo recapturará.

Otra fuente inagotable de errores. Entre tu jugada y la respuesta de tu rival hay un espacio vacío, no existe una relación de causalidad automática. Tu rival puede recapturar o no. Y tener en consideración otras opciones es una nueva forma de evitar errores cuando jugamos con el “piloto automático”.

Posición tras b4. ¿Cómo jugarías con negras?

Blunder3

El blanco acaba de jugar b4 y espera una retirada del caballo, pero no sé da cuenta de que existe la jugada intermedia Axg que libera la protección de la casilla e3 y que es clave para la combinación posterior.

 

#Que si sacrificas una pieza o un peón tu rival lo comerá.

Otra versión del error anterior. Cuando analizamos variantes en las que llevamos a cabo algún tipo de sacrificio debemos evaluar primeramente que nuestro rival pueda aceptarlo pero… ¡no debemos quedarnos ahí! Puede que si no lo acepta nuestra posición sea dramática.

# No subestimes a tu oponente. Jamás.

No sé si alguna vez en un Open Internacional te has parado a ver como se concentra un Gran Maestro cuando juega con un jugador al que le saca 400 o 500 puntos de ELO. Me atrevería a decir que su nivel de atención es todavía mayor que si lo hace contra alguien de su talla.

Lo mismo sucede cuando jugamos contra niños. Sólo por ser más jóvenes que nosotros tenemos la falsa creencia de que “ganaremos fácilmente”. Muchas partidas pueden complicarse tremendamente sólo por tener esta creencia de entrada en nuestra cabeza. ¿La solución? No subestimes a nadie, sea quien sea.

7 Comentarios

  1. Buenas tardes apreciado ajedrecista Daniel Muñoz. Me he topado con tu página, muy interesante, y tú, muy pedagógico y solidario, al compartir tus conocimientos y experiencia en el juego ciencia. Felicitaciones. He aprendido muchas cosas para mi juego. Soy un aficionado amante del ajedrez Ya jubilado de la docencia Saludos Dr. Pedro Yajure Mejía. Venezuela

  2. Daniel, no tengo más alternativa que visitar tu página, soy de Argentina….y lamentablemente no está a la venta tu libro….ni tampoco una versión en pdf….así celebro que mediante esta página pueda abordar tus enseñanzas. Soy un aficionado lejos de considerarme un ajedrecista. Solo lo hago porque amo este juego. Gracias Hugo Veinticcinque ( Tomas Moro por facebook)

  3. Hola Daniel,
    Soy un aficionado y entreno ajedrez y sí tengo descuidos graves cuando juego la mayoría de partidas lentas cuando voy ganando.
    Cómo tú bien dices es porque pierdo la atención asumiendo que ganaré la partida.
    También para remediarlo hago paseos por la mañana y por la tarde ya que estar sentado me adolecen las piernas y además no siempre estoy dispuesto a echar una partida, normalmente una diaria.
    ¿Qué más me puedes aconsejar Daniel?
    Gracias,
    Saludos cordiales,
    Miguel Duart.

    • Hola Miguel,
      Te recomiendo un par de cosas:
      – La primera que a mitad de la partida lenta des un paseo y tengas una ruptura con la partida que estás jugando y aproveches para comer algo rico en glucosa como chocolate o plátano.
      – La segunda, que a mí me ha funcionado muy bien, es que cuando te encuentres en una situación ventajosa y puedas perder por exceso de confianza te repitas autoinstrucciones varias veces como “ahora empieza la partida de nuevo” “ahora tengo que ser más fuerte” “ahora lo más difícil, concentración” etc…
      Creo que con esos consejos tus problemas se mitigarán.
      Un saludo

      • Gracias por los consejos Daniel, los pondré en práctica inmediatamente jugando una partida.
        Recibe un cordial saludo de,
        Miguel Duart.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here