Compartir

Hola amigos,

Hace unas semanas publiqué una crítica al Ajedrez Neoclásico, dando mi punto de vista y analizando esta nueva modalidad de ajedrez de competición.

Tienes el artículo completo aquí: ¿QUÉ ES EL AJEDREZ NEOCLÁSICO?

Pues bien, a los pocos días se puso en contacto conmigo Gabriel Fernández de Bobadilla, el creador de dicho sistema, para darme su amable réplica y, tal y como le prometí, os la publico para que tengáis su punto de vista. Como sabéis, no soy amigo de las opiniones dogmáticas de ningún signo y por eso creo que la opinión directa de Gabriel pondrá también los puntos sobre las íes y tendremos una visión adicional. No obstante, como ya explicaba en mi artículo, el hecho de haber aportado algo nuevo al panorama ajedrecístico es de agradecer, y seguro que tendrá sus buenos seguidores.

Esta es la réplica (no he modificado nada):

“En primer lugar, quiero agradecer el tono respetuoso y constructivo de tu crítica. Entiendo tus argumentos, que explicas muy bien. Me gustaría aprovechar la oportunidad, porque lo que expones atañe directamente al fundamento del ajedrez neoclásico.

Es cierto que detrás de una preparación exhaustiva de aperturas hay mucho trabajo. No es fácil dominar un enorme árbol de variantes que exige memorizar líneas concretas. También estamos de acuerdo en que tiene mérito conseguirlo. Pero no creo que sea esa la cuestión. Para nosotros la cuestión es qué aporta ese esfuerzo al ajedrez en sí, y qué aporta al ajedrecista más allá del resultado concreto de la partida del día siguiente. Creemos que muy poco. Igual que estudiar para un examen de un profesor excéntrico, que pretende que el alumno memorice listas interminables de tablas y fechas aporta muy poco a la formación del alumno y al desarrollo de la asignatura. Aunque aceptamos que tiene mérito hacerlo.

Es cierto, tiene mérito pero no exige ni creatividad ni una capacidad especial de resolver problemas concretos en tiempo real. Y, en realidad, para nosotros en eso consiste un juego (y no hay que olvidar que el ajedrez es un juego) y en eso consiste un deporte (y el ajedrez es también un deporte): en enfrentarse en tiempo real en un escenario común. Si vamos un paso más allá, memorizar variantes tiene poco que ver con la creatividad y con los aspectos artísticos del ajedrez. Y desde luego, tiene poco que ver con la cultura: el ajedrez es también cultura. Así que, en resumen, memorizar variantes tiene mérito, pero muy poco que ver con los aspectos que hacen grande el ajedrez como juego, como deporte, como arte y como cultura. Memorizar variantes no aporta nada al ajedrez en sí.

ajedrez neoclásico
Imagen del I Torneo de Ajedrez Neoclásico con la amiga del Blog Ana Matnadze en primer plano.

La segunda pregunta es qué aporta al ajedrecista. Y creemos que esta pregunta se contesta pensando en las preferencias de la gente. Volviendo al símil de la enseñanza ¿Preferiríamos un maestro que nos hiciera comprender bien los fundamentos de una disciplina, o solo un examinador que nos exigiera memorizar largas listas de cosas para aprobar? Si pudiéramos elegir ¿Preferiríamos disfrutar de la preparación en ajedrez aprendiendo los fundamentos de cada apertura importante, de las partidas clásicas, del medio juego y del final, o dedicar el 80% de nuestro tiempo a memorizar variantes? Seguro que estás de acuerdo con nosotros en que la mayor parte de los ajedrecistas, si pudieran elegir, optarían por disfrutar de la preparación a largo plazo y no por memorizar variantes como un loro. La mayoría preferiríamos dedicar las horas antes de una partida importante a dar un paseo o a hacer lo que sea que le guste hacer a cada uno, casi nunca repasar o memorizar variantes si tuviéramos una alternativa. Y creemos que esto les ocurre no sólo a los jugadores de élite, sino también a muchos jugadores de club que intentan mejorar sus resultados deportivos y progresar en su nivel de juego y a muchos aficionados para los que el ajedrez es un “hobby” de largo plazo. Claro que esto les ocurre a otro nivel que a los profesionales y deportistas de élite, y dedican mucho menos tiempo a la preparación, pero también es mucho menor el tiempo del que disponen para el ajedrez: sigue siendo demasiado tiempo, en proporción, dedicado a memorizar aperturas.

Así pues, creemos que esto contesta a las dos preguntas ¿Qué aporta memorizar variantes al ajedrez y al ajedrecista? y las repuestas seguramente son nada y muy poco respectivamente. Queda aclarar la cuestión más importante, que tiene que ver con la condición “Si pudiéramos elegir”. Si no podemos elegir, entonces el debate no tiene sentido. Pero ahora sabemos que sí se puede elegir. Precisamente, el Ajedrez Neoclásico libera de esa pesada carga memorística al ajedrez, sin perder nada de su esencia. Ahí reside la importancia de este nuevo ajedrez: “el nuevo ajedrez de siempre”, como lo resumimos.

Que el Ajedrez Neoclásico utilice herramientas informáticas, y que hayan sido los ordenadores los que han generado el conflicto, no nos parece una contradicción. Los problemas ocasionados por un lenguaje, se solucionan muchas veces con el mismo lenguaje. Esto ocurre en muchas disciplinas. Por ejemplo, en el ámbito científico, para contestar preguntas científicas con ensayos clínicos utilizamos el azar (aleatorización) para luchar contra el azar (resultados obtenidos por casualidad). En las ciencias de la salud se utiliza la energía nuclear, para luchar contra el cáncer. No creemos que sean contradicciones, tal vez paradojas.

La cuestión al final no creemos que tenga que ver con cómo se consigue la solución, sino con si esa solución funciona. Y el ajedrez Neoclásico se ha probado en varios torneos y sí funciona. Con el tiempo veremos qué prefieren los jugadores de ajedrez. Ellos tienen la última palabra. Los que han jugado ajedrez Neoclásico, tienen la refrescante sensación de jugar en terrenos desconocidos, en igualdad de condiciones con otros jugadores que la mayor parte de las veces tampoco los conocen.

Terminamos agradeciéndote de nuevo tu crítica constructiva y te invitamos a probar el ajedrez neoclásico en el próximo torneo que organicemos.

 Gracias de nuevo y hasta pronto.”

Gabriel Fernández de Bobadilla y Jaime Fernández de Bobadilla

Formador y jugador de ajedrez en activo que encuentra analogías en la vida con el ajedrez cada día. He jugado algunas partidas buenas y bastantes malas. Sigo en continuo aprendizaje. Actualmente divulgo mis ideas en artículos aquí y en mi canal de Youtube.

2 Comentarios

  1. Como ya comente una vez en internet estoy en contra del ajedrez neoclásico y expondré mi punto de vista aunque su creador y sus seguidores o gente que quiera proporcionarle una imagen y subirlo no esten de acuerdo. El hecho de que el juego comienze en la jugada 3 de las negras, eligido aleatoriamente por un ordenador, esta bien. Pero ocurre lo siguiente imaginemos que tenemos que jugar una partida con ese sistema y nos toca la defensa inglesa y no tienes ni idea y tu rival lleva años jugandola, le será muy fácil situarse en ella y aplicar los planes o ideas que tiene para ese tipo de posiciones, es evidente que te va dar una paliza o te va a ganar la partida seguro. claro que existe el factor error y tu rival se puede equivocar, pero lleva ventaja sobre tí. Si se quiere eliminar la preparación casera de aperturas y memorizar variantes o estructuras de peones, hay que jugar al ajedrez 960 donde no hay aperturas inglesas, sicilianas, españolas, nimzoindias o indias de rey por ejemplo, hay que saber pensar y pensar y punto y es ajedrez. Pero claro que hacemos con los editores de libros que venden libros sobre la española, la defensa india de rey, nimzoindias o petrov por ejemplo, que hacemos con el chessbase y las bases de aperturas. Si queremos conservar el ajedrez, debemos dejarlo tal como esta, las mejoras que tiene ya son las adecuadas, las personas que lo jugamos nos gusta tal como esta, no somos supercomputadoras que podamos memorizar 20 lineas de la francesa, ni la petrov o siciliana y como digo yo en mi caso cuando quiero jugar sin ventajas o de tu a tu con mi rival o mis amigos juego al 960 porque la ventaja de saber líneas de la siciliana o la francesa o la india de rey se anula completamente y sólo hay táctica y estrategia pura y por supuesto saber pensar mejor que tu rival.

    Saludos y gracias por leerme

    • Hola Pau,
      Gracias por animar el debate.
      Me ha gustado mucho tu frase de “las mejoras que ya tiene el ajedrez son las adecuadas”. Lo importante es que pongamos en común todos los puntos de vista y que cada uno luego saque sus conclusiones.
      Lo dicho, gracias por incorporarte.
      Un cordial saludo.
      Daniel

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here