Inicio Aprender ajedrez Historia Max Euwe, el maestro campeón

Max Euwe, el maestro campeón

1
Euwe dando clases
Euwe como profesor de matemáticas
5/5 - (2 votos)

Max Euwe fue el quinto campeón oficial del mundo del ajedrez, logró retirarle la corona momentáneamente en 1935 a un Alekhine que se había estancado en su juego y, aunque la retuvo apenas durante dos años, su presencia en el ajedrez fue importante, no solo como jugador sino como presidente de la FIDE.

Hoy 20 de mayo, se cumplen 121 años del nacimiento de este breve campeón del ajedrez y repasamos los momentos más importantes de su historia.

Primeros años y carrera

Según sus biógrafos, Max Euwe nació en Amsterdam un 20 de mayo de 1901, en el seno de una modesta familia de maestros de escuela, que jugaban entre ellos al ajedrez y le enseñaron a todos sus hijos como mover las piezas.

Sería Euwe, el segundo, quien demostraría más habilidades y a los 4 años ya era capaz de vencer a los adultos. A los 12 años, fue admitido en el Club de Ajedrez de Amsterdam. Y a los 15 su primer premio (unos quinces florines, según reseña Kasparov), por alcanzar la división B en un torneo local.

Desde temprana edad, Euwe logró entablar amistad con algunos de los jugadores más importantes del mundo que hacían vida en Holanda, como Reti, Tartakower, Tarrasch y Maróczy al que consideraba un amigo personal.

También conoció a Lasker en una gira que el alemán hizo por Países Bajos en 1920 y logró derrotarlo en partidas de exhibición.

En 1921 empató un encuentro con el gran maestro Maróczy, y, en 1926, perdió por un punto en un encuentro de entrenamiento contra Alekhine, uno de los jugadores de ataques más importantes de la historia, que llegó a campeón del mundo pocos meses más tarde. 

Por estas mismas épocas, Euwe entró en la carrera de Matemáticas, sin abandonar su afición por el ajedrez. En 1926 se casó, defendió su disertación doctoral y volvió al ajedrez.

En 1928, perdió contra el gran maestro alemán Bogoljubow, y en 1931, contra el ex campeón del mundo Capablanca. Empató un encuentro con el gran maestro checoslovaco Flohr, en 1932. En 1928, conquistó el torneo de La Haya, considerado como un Campeonato del mundo de aficionados.

Ganó el torneo de Hastings (famoso torneo inglés en que los campeones del mundo solían particiar) dos veces: en 1930- 1931, por delante del ex campeón del mundo, Capablanca, y en 1934 – 1935, por delante de Capablanca y del futuro campeón delmundo, Botvinnik.

En 1935 vivió el acontecimiento más importante de su carrera: el encuentro de Campeonato del mundo contra el poseedor del título, el portentoso Alekhine, en Holanda.

Al final de un verdadero torneo (cada partida se desarrollaba en un lugar diferente), Max Euwe resultó campeón del mundo sorprendiendo a todos.

Su reinado resultaría corto, pues, al contrario que sus predecesores, Euwe tuvo la deportividad de aceptar el encuentro de revancha, ganado por Alekhine en 1937.

Quizá uno de los aspectos más sorprendentes de Euwe es que, a pesar de su fuerza ajedrecística, es difícil considerarlo realmente un jugador profesional.

Dedicó mucho de esfuerzo y tiempo profesional a la enseñanza de las matemáticas y descuidaba durante largas temporadas el entrenamiento del ajedrez. A la edad de 28 años, años antes de conseguir el campeonato, había pensando en abandonar el ajedrez de forma definitiva.

La imposibilidad de vivir económicamente del ajedrez era una razón de peso en esta falta de constancia.

Como escribió Kasparov sobre las posibilidades de Euwe de ganar el Campeonato del mundo «No parece que así fuera. Después de todo, el nuevo aspirante ni siquiera era un profesional del ajedrez y no contaba con ningún triunfo impresionante en torneo».

Aunque después de la muerte de Alekhine, en 1946, se esperaba que Euwe fuese coronado campeón, la II Guerra Mundial había interrumpido su entrenamiento y fosilizado sus capacidades, no consiguiendo retomar su nivel de juego anterior.

La corona fue finalmente para Botvinnik y Euwe se retiró  del ajedrez poco tiempo después.

Presidente de la FIDE

Euwe fue un jugador completo, y un autor de libros sobre el juego que serían útiles para gran número de aficionados con deseo de progresar.

Como su libro clásico sobre El Medio juego, en dos tomos.

Una vez acabada su carrera de jugador, Euwe ocupó la presidencia de la FIDE de 1970 a 1978.

Impuso su independencia frente a la presión que ejercía la Unión Soviética. El campeón del mundo, Botvinnik, declaró púdicamente en sus libros que no «compartía los puntos de vista de Max Euwe» sobre la política de la FIDE.

Y en los archivos del KGB se revela que las autoridades soviéticas reprochan a Euwe y a la Federación holandesa el apoyar y dar asilo en los Países Bajos a jugadores disidentes, como Sosonko y Kortchnoi.

Euwe tuvo que hacer frente también a las presiones conjuntas de los países comunistas y árabes al organizar las Olimpiadas de 1976 en Israel, en Haifa.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.