Compartir
ajedrez kubrick

“Te sientas en el tablero y repentinamente tu corazón brinca. Tu mano tiembla para recoger la pieza y moverla. Pero lo que el ajedrez te enseña es que debes sentarte con calma y pensar si es realmente una buena idea o si hay otras mejores. “ 

– Stanley Kubrick

Nació en un barrio del Bronx de Nueva York, en el seno de una familia judía de clase media-alta. Desde muy joven mostró su interés por la fotografía, que practicaba con una cámara réflex, regalo de sus padres. Otras aficiones eran la música en general, el jazz en particular (llegó a tocar la batería en la Taft Swing Band) y el ajedrez. Estos tres pasatiempos serían fundamentales para su futura carrera como director. Cada uno le permitió perfeccionar diversas facetas como director, pero fue su afición al ajedrez la que permitió que puliera su gran perfeccionismo y su futura frialdad profesional como director. El ajedrez, gracias al cual subsistió durante un inestable período de su vida, sería homenajeado en algunas de sus películas, como Atraco Perfecto o 2001: una odisea en el espacio.

Pero, curiosamente, aunque fue miembro de uno de los clubes de ajedrez más míticos del mundo (Club de Ajedrez de Manhattan) (no olvides leer el artículo: los 4 clubes de ajedrez más antiguos del mundo), lugar al que iba a jugar rápidas por dinero, no existe ningún registro de su participación en un torneo ni parece haber tenido ninguna buena clasificación. Su nivel parece haber sido aproximadamente la de un buen jugador de club. Suficiente para caer presa del atractivo del ajedrez.

Kubrick ajedrez
George C. Scott y Stanley Kubrick jugando al ajedrez en el set de Dr. Strangelove. Scott tuvo una personalidad extremadamente volátil (era conocido por peleas de bar y por consumo excesivo de alcohol) y Kubrick jugaba al ajedrez con él entre tomas con el fin de “domarlo”. James Earl Jones dijo que era una forma de que Kubrick probarse a sí mismo a Scott, quien se veía como un buen jugador de ajedrez. Scott, perdió la primera partida contra Kubrick. A partir de ahí Scott respetó a Kubrick y su visión.

 

Junto a la cinematografía, el ajedrez fue la principal preocupación de Kubrick: esa búsqueda de la jugada perfecta. Decía: “El ajedrez ayuda a desarrollar la paciencia y la disciplina en la elección entre alternativas cuando una decisión impulsiva parece atractivo”, era claramente una definición acertada de su estilo de dirección, pero también el punto de vista de un jugador que no se conforma con una buena jugada.

Siempre estás enfrentando el tiempo y los recursos contra la calidad y las ideas

Pero… ¿qué fue lo que el ajedrez aportó a Kubrick? ¿Hubieran sido iguales sus películas sin su fascinante afición por el arte-ciencia?

En su trabajo como Director, el ajedrez jugó dos importantes papeles:

  1. Como herramienta para encontrar analogías.
  2. Como herramienta para gestionar el éxito, el fracaso y el tiempo.

1.En 1987 Kubrick fue entrevistado por la archiconocida revista Rolling Stones (puedes acceder a la entrevista aquí, en inglés), aunque no era la primera vez que le preguntaban por las analogías que encontraba entre el cine y el ajedrez el director americano era muy claro: “En la construcción real de la película, la analogía del ajedrez llega a ser muy válida. Tiene que ver más con el ajedrez de torneo, en el que los jugadores tienen un reloj y hay que hacer un cierto número de movimientos en un tiempo determinado. Si no lo haces, pierdes incluso aunque lleves una dama por delante. Cuando observas a un gran maestro y ves que tiene 3 minutos en el reloj para hacer tan sólo diez jugadas, y él invierte dos minutos en una única jugada, lo hace porque si no mueve perderá la partida. Pero luego, hace nueve jugadas en un minuto. Probablemente hizo lo correcto. En el cine, siempre tomas decisiones como esas. Siempre estás enfrentando el tiempo y los recursos contra la calidad y las ideas”.

2. Al respecto de la impulsividad y el autocontrol. Kubrick nos aportó las siguientes enseñanzas: “Entre otras muchas cosas, el ajedrez te enseña a controlar el entusiasmo inicial que sientes cuando ves algo que parece bien hecho. Te capacita para pensar antes de ponerte en marcha, y a pensar objetivamente cuando estás en problemas. Cuando estás haciendo una película que tiene que tomar la mayor parte de sus decisiones sobre la marcha, y hay una tendencia a actuar sin pensar. Se necesita más disciplina de la que se puede llegar a imaginar, incluso durante treinta segundos, en el confuso ambiente ruidoso, de alta presión de un set de filmación. Pero el pensamiento de algunos segundos a menudo puede prevenir un grave error que pudo cometerse cuando algo se veía bien a primera vista. En la aplicación del ajedrez al cine, el ajedrez te impide cometer errores pero no te da ideas. Las ideas surgen de manera espontánea y la disciplina necesaria para evaluar y ponerlas en práctica tiende a ser el verdadero trabajo”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here