Fotografía realizada por Abel M González

¿Llevas años sin jugar al ajedrez y te gustaría volver a recuperar tu vieja afición? ¡Este artículo es para ti!

Son muchas las circunstancias por las que una persona abandona voluntaria o involuntariamente una afición durante un largo período de tiempo. Fundamentalmente el acceso al mundo laboral y cambios en nuestras circunstancias personales como tener hijos o una vida familiar diferente, son las razones más habituales.

Me encuentro frecuentemente con suscriptores que se topan con este problema: después de tantos años sin jugar qué deberían hacer, cuáles son los nuevos recursos de los que disponen…

¿Acaso eres viejo para volver a jugar al ajedrez?

He aquí la pregunta en torno a la cuál gira el gran enigma. Muchas personas abandonaron el hábito de jugar cuando tenían en torno a 25 años y, en muchas ocasiones, 20, 30 o incluso 40 años después quieren reengancharse, pero tienen el temor de que quizás su cabeza ya no funcione igual, no pueda aprender del mismo modo etc…

Para todos ellos tengo una buena noticia.

En primer lugar, tu cabeza “funcionará peor” por una cuestión de falta de hábito, pero esto lo quiere decir en absoluto que seas viejo y no puedas retomar tu afición. Te lo explicaré de otro modo: si un jugador de pongamos 20 años decide dejar de jugar un único año, se encontrará con 21 años con esa misma falta de “rodaje”. Así que el problema no será la edad como tal, será el rodaje.

El ajedrez alarga tu vida

En segundo lugar, no solo no puedes hacerlo si no que deberías hacerlo. Por una cuestión de salud. Existen estudios con personas muy mayores elaborados por el prestigioso Dr. Michael Merzenich (profesor emérito de la Universidad de California) que demuestran que después de 40 horas de formación por ordenador, la mejora promedio en el rendimiento cognitivo era de 11 años. Es decir, que si los sujetos tenían 70 años de edad, después de 40 horas de formación del cerebro, ¡¡sus habilidades cognitivas podrían operar como el de una persona de 59 años de edad!!

En este artículo sobre si es posible mejorar al ajedrez con más de 50 años desengrano todas las ventajas y los mitos que afectan a jugadores de edad avanzada.

¿Por dónde empiezo a recuperar mi afición por el ajedrez?

La respuesta a esta pregunta es complicada porque depende de tus objetivos, no es lo mismo pretender competir, que volver a recordar algunas aperturas.

Sin embargo, después de épocas de tanto tiempo sin jugar, lo que me parece más importante es que te asegures de si quieres hacerlo, y para ello lo mejor es volver a jugar con amigos, o por internet y ver cómo te sientes y qué es lo que te pide el cuerpo.

Fotografía de Pascal Jorratt

Piensa que no todo es malo por el hecho de haber dejado de jugar. Personalmente, en muchas ocasiones, recomiendo que para conseguir un resultado de progreso es muy útil alternar sesiones de entrenamiento y juego con algunas semanas de inactividad total. Esto significa: nada de problemas, nada de rápidas, nada de diagramas y nada de blitz en playchess. Te olvidas de ajedrez y éste desaparece completamente de tu vida. Estas personas experimentan cómo a la vuelta probablemente determinadas habilidades para el juego hayan decrecido (como la intuición y la visión táctica) pero, en cambio, su mente se encuentra vacía y permeable para adquirir nuevos patrones de juego.

Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.–Alvin Toffler

Así que, en tu caso, como llevas muchos años sin jugar, ese proceso se ha producido de forma natural, sin necesidad de provocarlo, por lo que cuentas con la ventaja de partir completamente de cero y no estar condicionado por las rutinas que hubieran podido arraigarse en hipotéticas temporadas recientes de juego o estudio.

¿Con qué herramientas cuento a día de hoy?

Si llevas muchos años desconectado del ajedrez he de decirte que el presente que te espera es un futuro con el que no podías ni siquiera haber soñado hace 25 o 30 años. El panorama ha cambiado muchísimo en diferentes sentidos.

Te comentaré cuáles son los cambios más importantes de los que te puedes beneficiar y las herramientas asociadas:

  • Jugar al ajedrez online: A día de hoy han proliferado decenas de plataformas para jugar al ajedrez online. Una gran mayoría son gratis y otras tienen la opción de que puedas jugar pagando con algunos servicios premium adicionales. Si quieres saber cuáles son las mejores webs para jugar en línea, en el Blog, tenemos una encuesta activa en la que puedes ver los resultados de los jugadores a día de hoy.

 

  • Aplicaciones para móviles. El desarrollo de los smartphones ha permitido la aparición de múltiples aplicaciones que son útiles para progresar y jugar. En el enlace anterior cuentas con varias que puedes empezar a instalar ya en tu teléfono.

 

 

  • Consolidación de los motores de análisis. A día de hoy los ordenadores ya son invencibles para un humano. Esto tiene una parte mala y nostálgica: ya no somos la “especie” dominante en el ajedrez; pero tiene otra muy positiva y es que vas a poder analizar tus partidas o enfrentarte a motores de juego de una fuerza descomunal. Lo primero, es que entres en este artículo para saber cuáles son los módulos de análisis más potentes del panorama y, lo segundo, es que aprendas cómo usarlos. Tranquilo, también tenemos solución para eso: cómo analizar tus propias partidas con el ordenador.

 

3 COMENTARIOS

  1. Pués llevas más razón que un santo. A mí me ha pasado, lo dejas (por las razones que sea, trabajo, estudios…) y cuando lo retomas te desesperas. Pero es lo que dices, echarle horas y paciencia, y vuelves a ser el que eras… o casi.

    Artículos como este son buenos, no sólo para animar a mucha gente que pueda verse en situaciones de éstas, sino para hacerles ver que además de que es posible, hay beneficios, y de los importantes, de los de la salud.

    Gracias y enhorabuena.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.