Compartir
enseñar ajedrez a niños

Ajedrez para niños

Algunos trucos infalibles para la enseñanza del ajedrez

Sobra hablar de las ventajas que tiene jugar al ajedrez para niños y adultos. Mi amigo Federico Marín lo explica muy bien en su Blog, en su artículo: “Diez razones por las que el ajedrez es bueno para tu cerebro“. Quizá por esto cada día es más frecuente encontrar en los torneos de ajedrez o en las escuelas, a padres que, sin saber prácticamente nada de ajedrez, ponen lo mejor de sí con el objetivo de que sus hijos aprendan. Los chicos tienen afición y desean llegar lejos, ganar a sus amigos, sentir el placer de la victoria a menudo. Por lo general estos padres, que incluso pueden no compartir nada de la afición de su hijo, encuentran la forma de que su hijo progrese hasta un determinado nivel gracias al apoyo de monitores y clubes.

 icon-info-circle Si estás buscando las reglas del ajedrez compiladas en un único artículo para niños puedes encontrarlas aquí.

niño contento por ganar al ajedrezPero junto a ellos también existen los padres de niños pequeños (menos de 7 u 8 años) que conocen las reglas, saben jugar sin ser Kasparov (¡o a veces sí!) y se encuentran con dificultades en la enseñanza de sus hijos. Porque como en todas las áreas de la vida, la pedagogía y la práctica suelen llevar caminos diferentes, y exigen herramientas también diferentes. El objetivo de este artículo es dotar a estos padres y también a monitores y profesores, de algunos trucos que realmente funcionan en la enseñanza de los niños pequeños y que yo mismo he probado.

Pero antes de entrar en materia, quiero aclarar que este artículo no trata específicamente del ajedrez educativo. Si quieres saber más acerca de esta variante te recomienda que leas todo lo que necesitas saber sobre el ajedrez educativo.

 icon-book También te he preparado un listado clasificado por edades de los mejores libros de ajedrez para niños.

 icon-thumb-tack Y, por último, también te recomiendo que leas este artículo de opinión en el que cuestiono el actual estilo de vida que destruye la inocencia de los niños, y cómo el ajedrez puede contribuir a hacerlos más felices.

 icon-magic TRUCO Nº 1: Los niños aprenden mirando más que escuchando.

A veces, desde nuestra mentalidad adulta pretendemos dar una clase magistral al pequeño niño de 5 años, cuando apenas tiene capacidad para comprendernos o, peor que eso, ni siquiera va a prestar atención a nuestro discurso. Aunque en las escuelas les enseñamos, los niños aprenden a leer y a escribir sin que se les enseñe específicamente, y con el ajedrez también sucede. Los niños aprenden mirando. !Ten esto en cuenta cuando le expliques algo a un niño!

  TRUCO Nº 2: Ganar no es un objetivo.

No pretendemos que el niño se convierta en Ivanchuk, el ajedrez es una herramienta fabulosa para trabajar áreas tan distintas como el carácter, la capacidad intelectual y la integración social. Cada pequeño paso que da el niño en su aprendizaje es un logro: aprender a mover una pieza, acabar una partida, etc… Debemos tener muy presente que asociar la victoria con el aprendizaje generará frustraciones a los niños. Los niños aprenden jugando, es importante que se diviertan y que experimenten mediante el juego para ir progresando.

  TRUCO Nº 3: Muéstrale el camino sin corregirle.

Es mucho más positivo, fructífero y estimulante, explicarle al niño la forma correcta de hacer las cosas que indicarle lo que hace mal. Aprendiendo cómo se hacen bien las cosas se dejan de hacer las cosas mal, no debemos enfocarnos tanto en el error como en las alternativas correctas.

 icon-lightbulb-o Vídeo recomendado: 19 preguntas sobre ajedrez que me hicieron los niños

  TRUCO Nº 4: Repasa antes de nada. 

Una forma muy eficaz de iniciar una nueva lección es repasar una lección anterior, de modo que traigamos a la nueva clase material para que pueda ser recordado, revivido. No hace falta que dediques mucho tiempo, con hacer un repaso rápido es más que suficiente.

  TRUCO Nº 5: Utiliza el ilusionismo.

Quizás te sorprenda este truco y, de hecho, no conozco a nadie que lo utilice salvo yo, pero te puedo garantizar excelentes resultados. Utilizar artículos de magia para hacer pequeñas desapariciones de piezas, cambiarles el color, o cualquier otro efecto que se te ocurra, te va a permitir captar poderosamente la atención del niño (o de los niños si das clase a varios). Yo he utilizado el ilusionismo en mis clases como premio cuando el grupo conseguía un objetivo y el resultado siempre ha sido magnífico. Utiliza tu creatividad y ponte manos a la obra.

enseñar ajedrez a niños
Samuel Reshevsky: el niño prodigio.

  TRUCO Nº 6: El lenguaje hipersimplificado.

Utiliza palabras sencillas, sin frases subordinadas y sin un atisbo de complejidad. Explica las cosas de manera súper simple. Es decir, elimina de tu lenguaje cualquier adorno o retórica innecesaria. ¡No estás dando un discurso para el premio nobel! Una frase correcta es: “el peón cuida del caballo” en vez de: “no pueden comerse el caballo porque tiene la protección del peón”. Si lo lees en voz alta tú mismo te darás cuenta del distinto efecto perceptivo que provoca.

  TRUCO Nº 7: Tu voz es poderosa.

Cuando expliques ajedrez no utilices una voz monótona y adulta. Acuérdate de los presentadores de la televisión de los programas de niños, utiliza inflexiones, modula y entona las palabras de manera diferente. Evita a toda cosa llevar un tono plano que genere una sensación de recurrencia y lleve al niño al aburrimiento. También debes enfatizar con la voz aquellos aspectos importantes de las explicaciones. Sé teatrero, actúa y finge.

  TRUCO Nº 8: El poder secreto del chocolate.

Junto al uso del ilusionismo ningún truco me ha dado tanto resultado como utilizar chocolate en mis clases. Puedes utilizar chocolate negro y chocolate blanco y sustituir algunas piezas para que el que se las coma pueda devorar el chocolate. El chocolate, al tener el mismo color de las piezas de ajedrez, te proporciona una diversidad de opciones muy útiles en la práctica didáctica.

Necesita algunas clases...
Necesita algunas clases…

  TRUCO Nº 9: El juego de la varita mágica.

Todos los niños saben qué es una varita mágica, y conocen cuentos y fábulas en las que con una varita se convierte a un personaje en otro, a un príncipe en rana etc… Pues bien, utiliza este elemento para “convertir” al niño en profesor rompiendo la dinámica de la clase. No hay una mejor forma de aprender que enseñando. Y no tiene porqué enseñarte a ti, puede hacer de profesor para un hermano o para otro niño. Le encantará seguro.

  TRUCO Nº 10: ¡Creía que lo sabía pero no lo sabe!

Seguramente te habrá sucedido que pensabas que tu hijo o el niño había adquirido una determinada habilidad como, por ejemplo, saber cómo come el rey o qué es el jaque. Pero, de pronto, te das cuenta de que no es así. ¡Tranquilidad! Es totalmente normal, pero en estos casos no puedes seguir avanzando, vuelve atrás y asegúrate de que ha comprendido bien las reglas y de que es capaz de ponerlas en práctica. Hasta que no se consolide un aprendizaje sencillo no pases a otro complejo. El aprendizaje debe ser progresivo para ser efectivo y que el niño no acabe ¡¡perdiéndose en miles de variantes!!

Si este artículo te ha gustado te recomiendo fervientemente este otro: ¿Cómo enseñar a mi hijo a jugar al ajedrez?

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here