Compartir

El ajedrez, poco a poco va instalándose en los colegios como desde hace muchos años venimos reclamando divulgadores, pedagogos, monitores y profesores. Como ya he contado en innumerables ocasiones, las ventajas que tiene el ajedrez educativo para el desarrollo de los niños son incontables pero no debemos quedarnos aquí, el ajedrez deportivo (de competición) a veces minusvalorado por las instancias educativas o algunos divulgadores proporciona, desde mi punto de vista, extraordinarias ventajas para los niños si se enfoca adecuadamente.

Antes de meternos en materia quiero aclarar que ambas facetas no son excluyentes ni hablamos de ventajas dicotómicas. Es decir, un niño se verá beneficiado del ajedrez educativo aunque no compita y viceversa.

¿Debe mi hijo / alumno jugar torneos de ajedrez?

Desde mi punto de vista sí, pero solo si él quiere. No soy partidario de forzar a los niños a la competición ni de que éstos deban suplir las carencias de los padres. Nuestros hijos son una proyección biológica nuestra pero no cultural ni deportiva. Algunos niños demandan jugar torneos por muy diversas razones: porque juegan sus amigos, por los premios, la experiencia, el afán de competición… Pero otros, en cambio, a pesar de que les encante jugar al ajedrez, prefieren aparcar la tarea de competir.

¿Qué hago si a mi hijo le gusta jugar al ajedrez pero no quiere jugar torneos?

He aquí el “gran dilema”. En mi experiencia, los niños a los que les gusta jugar al ajedrez pero no quieren jugar torneos, temen algún aspecto concreto de los mismos que a veces desconocemos y que otras (las menos) es claramente verbalizado por ellos. En cualquiera de estos casos, lo que recomiendo es explicarle al niño lo que hay de cierto en su temor, no con el objetivo de convencerle a toda costa de que juegue torneos, sino de explicarle de forma adulta y aséptica los fundamentos o no de su temor. Estas distorsiones son interpretaciones erróneas de la realidad y, muchas veces, empiezan a construirse cuando somos pequeños desembocando en que percibamos el mundo de manera poco objetiva, además de disfuncional. Se presentan en forma de pensamientos automáticos y desencadenan emociones negativas que dan lugar a conductas no deseadas o desadaptativas, por lo que no parece conveniente “dejarlas pasar” sin más.

De este modo, evitamos que se genere un bucle, porque estas conductas disfuncionales acaban reforzando los esquemas cognitivos que las generaron, de manera que la dinámica se mantiene e incluso intensifica. Me he encontrado con niños que deciden luego jugar torneos y construyen una idea alrededor de la competición totalmente positiva.

Ahora bien, una vez explicado lo anterior, si el niño no quiere jugar y sigue con sus temores, es mejor no forzarle y dejarle que crezca.

¿Qué tipo de torneo es el ideal para un primer torneo?

Hay varias cuestiones que debes tener en cuenta y que creo que ayudarán mucho a que el niño disfrute de la experiencia y lo viva como algo positivo.

  • Lo primero, elige un torneo preferiblemente en el que el niño juegue contra niños de su edad, cuanto más pequeño sea el niño más importante es este aspecto. Es su primera experiencia y es bueno que no “se asuste” ni se sienta intimidado por niños que son mayores que él físicamente, aunque te parezca una tontería en nuestro mundo de adultos para ellos sí es importante.
  • Lo segundo, también te recomiendo que encuentres un torneo en el que haya premios para todos, aunque sean pequeños obsequios. Lo normal es que un niño que comienza pierda todas las partidas, o casi todas. Y puede ser un poco frustrante para ellos perder todas las partidas y además irse a casa con las manos vacías. ¡Pero esta sensación cambia mágicamente si tienen cualquier obsequio, aunque sea un diploma!

¿Cuál es el objetivo?

El objetivo no es ganar el torneo, ni siquiera ganar muchas partidas. De hecho, en el camino hacia el progreso de cualquier jugador (niño o no, experimentado o principiante) siempre sitúo el objetivo en el progreso, en superarse a uno mismo.

Los pequeños deben aprender a funcionar con normas, que van más allá de las propias del ajedrez, por lo que en este primer torneo situaremos los objetivos en:

  • Aceptar los resultados.
  • Respetar las normas.
  • Aprender a jugar con reloj y a utilizar las manos según la normativa.
  • Aprender el sistema del torneo. Es decir, cómo funciona un torneo por rondas, el número de rondas, que los oponentes van cambiando, los colores con los que juegan, las mesas.
  • Vivir la experiencia como algo positivo centrándonos en el camino y no en el destino. El resultado será lo de menos.

Nunca hagas esto

Una lección de mediocridad

Con independencia de que seas un padre, profesor de escuela, monitor etc… No cometas el error de regañar, criticar y exponer públicamente (y negativamente) las malas jugadas o errores de tu hijo. Uno de los aspectos más lamentables del ajedrez, tal y como expuse en esta entrevista, es la de padres (en el 90% de los casos) avasallando a sus hijos como hooligans cuando sus hijos se equivocan. Esta penosa escena suele ser más frecuente en torneos de niños algo más mayores y podría afirmar sin equivocarme que en el 90% de los casos los padres que saltan al ring no tienen ni idea de lo que están hablando. Porque el buen conocedor de ajedrez es humilde porque siente un gran respeto por la complejidad del juego evitando afirmaciones categóricas, y mucho menos sobre niños.

Todos tenemos dentro un psicólogo y un entrenador de fútbol, y muchas veces a un Campeón del Mundo de Ajedrez, pero dejémoslo a un lado y centrémonos en lo importante.

3 Comentarios

  1. Daniel, el artículo es interesante, pero si en la foto el cuadro blanco estuviera a la derecha sería mucho mejor todavía

  2. Personalmente, en mi país, CHILE, y por el bien de nuestros niños, estoy luchando porque hagamos del Ajedrez UNA ASIGNATURA MÁS EN ESCUELAS Y COLEGIOS.
    Agradeceré apoyarme, enviando cartas a nuestros actuales candidatos a la Presidencia de la República; en especial a su más seguro ganador: Don Sebastián Piñera, Congreso de Chile, Valparaíso, Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here