Compartir
ajedrez niño

Como ya sabemos y he mencionado en innumerables ocasiones, las ventajas de que los niños aprendan a jugar al ajedrez son increíbles. Les proporcionan habilidades relacionadas con la inteligencia práctica (tomar decisiones, gestionar el tiempo, asumir riesgos, …) pero también con la inteligencia convencional, esa que miden los test de inteligencia y que tenemos tan sobreestimada. No olvides cómo el ajedrez mejora tu inteligencia emocional

  Si estás buscando las reglas del ajedrez compiladas en un único artículo para niños puedes encontrarlas aquí.

Una de las investigaciones a la que nos referimos con mayor frecuencia para acreditar este hecho es la llevada a cabo por Smith y Cage en el año 2000, donde se reconoció que el entrenamiento de ajedrez tiene efectos cognitivos y educativos saludables entre los estudiantes en edad escolar. No obstante, tenemos un estudio que se encuentra a la vuelta de la esquina, hace dos años, en el año 2013 en Italia, Trinchero examinó los efectos de la enseñanza del ajedrez en la capacidad matemática de los estudiantes de primaria. Su estudio involucró a 568 niños de la escuela primaria en Italia distribuidos en cuatro grupos: (1) experimental, (2) de control, (3) experimentales sin pretest, y (4) de control sin una prueba previa. El grupo experimental recibió entrenamiento en ajedrez, además de las lecciones de las clases ordinarias. El grupo control sólo recibió lecciones de clases ordinaria. Un resultado importante fue que el grupo experimental, que recibió clases de ajedrez, registró un aumento modesto pero estadísticamente significativo en las puntuaciones de los elementos de prueba matemática que requerían habilidades de resolución de problemas en tareas complejas. Ese efecto fue mayor entre los estudiantes que habían sido expuestos a más horas de clases de ajedrez.

Una vez establecidos algunos de los contundentes argumentos a favor del ajedrez para los niños (recordemos que en España está aprobada su implantación oficial en la escuela), debemos hacernos algunas preguntas, ¿cómo puedo enseñar a mi hijo a jugar al ajedrez? ¿Debo llevarlo a una escuela? ¿A qué edad debería iniciarse? ¿Hace falta hacer “deberes”? Etc..

ajedrez niños

Pretendo responder a todas estas cuestiones desde el punto de vista de una persona que lleva jugando e impartiendo formación más de 25 años, es decir, desde mi práctica personal, pero sin basarme en criterios teóricos pedagógicos, ya que no disponemos de modelos empíricos sobre ajedrez para niños de muy corta edad.

Empiezo respondiendo a la pregunta ¿desde qué edad pueden aprender los niños a jugar al ajedrez? Si trasladamos esta pregunta a cualquier monitor de ajedrez, probablemente nos dirá que como mínimo debería estar en 6 años. Esto tiene su base, pensemos que los niños de corta edad suelen perder la atención y el interés con mucha facilidad, y gestionar un grupo de niños de edad inferior para explicarles ajedrez es muy difícil de gestionar. No obstante, mi punto de vista es que si queremos enseñar a nuestro hijo podemos hacerlo desde los 2 años. A los dos años el niño ya produce palabras y es capaz de nombrar las piezas, manipularlas y hacer juegos, no se trata de que sea una especialista de la variante Najdorf de la defensa siciliana, se trata de generarle interés, que se lo pase bien y que adquiera afición por el juego.

Ejercicios para realizar con tu hijo de 2 años:

  • Coloca las piezas en el tablero y pídele que pase andando entre ellas sin tirarlas, se lo pasará fenomenal.
  • Dale las torres y las damas para que construya una torre. ¡¡Es posible construir una torre de 6 piezas!!
  • Juega al escondite detrás del tablero y dale sustos.
  • Pídele que cuente las piezas o que te dé las piezas de un determinado color agrupándolas.

He probado todas las actividades anteriores y os puedo garantizar que son muy estimulantes para ellos y divertidas.

Es muy importante que alternes el juego lógico y las explicaciones con ejercicio físico.

Ejercicios para realizar con tu hijo de 3 años y medio:

Una vez que el niño se acerca a los 3 años y medio aproximadamente (depende del niño) ya son capaces de aprender a jugar. A jugar mal, pero pueden jugar en cuestión de 6 meses o un año. ¿Qué criterios debo seguir para enseñar a un niño a jugar de verdad? (esto es válido para todas las edades)

–  Primero debe aprender el nombre de las piezas.

–  Segundo debe aprender su colocación.

– Tercero debe aprender como mueven y como comen. Empieza explicándolo por este orden que es el mejor: los peones, luego la torre, el alfil, la dama, el rey y por último el caballo que es el más difícil. Te recomiendo que lo hagas sin el resto de las piezas en el tablero, puedes hacer partidas con él sólo con los peones por ejemplo, y cuando el peón corona se convierte en un súper héroe o en una princesa.

– Es muy importante que alternes la propia práctica del ajedrez  y las explicaciones con ejercicio físico, imagínate: si te come un peón tiene que dar un salto, si te come un alfil 3 saltos… Es una forma de que ellos se lo pasen bien y mantengan la atención, en el caso de los niños tan pequeños su atención va muy ligada al ejercicio, cuando incorporamos cierta dosis de ejercicio les ayudamos a que no se aburran y presenten la atención de manera discontinua pero durante más tiempo y con más efectividad.

¿Debo llevarlo a una escuela?

Si tu hijo tiene menos de 6 o 7 años, probablemente no lo admitan en ninguna escuela, pero si encuentras alguna puede ser una muy buena idea, sobre todo porque se socializan y empiezan  poder utilizar muchas de las habilidades necesarias para jugar: respetar los turnos, normas de convivencia, respetar al rival, aprender a perder, aprender a ganar… Allí van a pasárselo muy bien, no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrado a entender por una clase.

Si es posible asegúrate de que el monitor sea titulado o que, al menos, tenga alguna formación en pedagogía o educación infantil.

¿Hace falta hacer “deberes”?

¡No! Ellos sólo juegan y se lo pasan bien en las clases, en casa no hace falta que hagan nada. Únicamente si el niño desarrolla un especial interés cuando se va acercando a los 10 años y tiene interés en competir, puede necesitar prepararse en casa, pero eso se lo diría su profesor.

¿Es caro?

Las clases de alto nivel pueden tener un precio muy elevado, pero en el caso de los niños ¡para nada!, es muy económico. Una hora a la semana no debería costar mucho más de 25 € al mes.

6 Comentarios

  1. Excelente, me sirvió mucho los datos pues enseñó en una escuela desde nivel inicial y tengo mi querubín de dos años así que a poner a la práctica!!!

  2. Maestro Daniel, muchas gracias por la orientaciones en la enseñanza de ajedrez en los niños, pues creo que es la verdadera etapa en la vida donde realmente se debe aprender a jugar ajedrez, porque sera parte de su vida con todos los beneficios adicionales que con este se adquiere.

    • Hola Gastón,
      Los niños se benefician mucho de jugar al ajedrez, hay cientos de artículos por internet donde reproducen esta información. Pero también creo que los adultos pueden servirse de esta herramienta tan poderosa que tenemos, aunque no hayan jugado de niños.
      Te agradezco mucho tu comentario!!

  3. Guillermo
    Gracias por los típs. Estoy en esa fase con mi nieto que está por cumplir los tres años. Hace torrecitas con las piezas. Ya centra las piezas en las casillas. Realiza el ejercicio de sacar del estuche las piezas por su nombre. Y lo más importante. Cuando viene a casa, lo primero que hace es tomarme de la mano y llevarme al librero dónde está el juego de ajedrez con el tablero y pedirlo para jugar. Desde luego que ya cuenta con el suyo propio. Ahora le daré seguimiento a estas indicaciones. GRACIAS.

  4. MIL GRACIAS POR ESTO MI HIJO DE 5 AÑOS COME Y SUEÑA CON EL AJEDREZ SU PADRE SABE PERO NO PASA TIEMPO EN CASA YO NO TENGO PACIENCIA PERO GRACIAS A ESTOS CONSEJOS CREO PODER LOGRAR APRENDER A JUGAR JUNTO CON MIS PEQUEÑOS HIJOS UNO CON HAMBRE DE JUGAR Y OTRO CON INTERES DE SABER QUE PASA EN ESA PEQUEÑA CAJA DE MADERA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here