Compartir

La mejora de la atención provee al jugador de ajedrez un doble beneficio: por un lado gana competitividad en sus partidas y, por otro, incrementa la productividad de sus entrenamientos. Es por esto que muchos jugadores se plantean qué pueden hacer para empezar a mejorar su atención, o si la atención es un factor heredado sobre el que no podemos hacer nada.

Antes de meternos en harina explicaré qué entendemos por atención:

La atención es un concepto estudiado en la psicología cognitiva que hace referencia a cómo procesamos la información activamente en  nuestro medio ambiente. Cuando tú, por ejemplo, estás jugando al ajedrez, existen numerosos estímulos para tu vista, sonidos y sensaciones que suceden a tu alrededor: la sensación térmica, el viento golpeando la ventana, los movimientos de tu oponente, la rememoración de conversaciones o sucesos…

Pero ¿cómo hacemos para sesgar toda esa información y centrarnos en un único suceso? Aquí es donde entra en juego la atención. Y es que su entrada en juego implica la retirada de algunas cosas con el fin de hacer frente eficazmente a lo demás. Piensa en la atención como un marcador para leer. A medida que lees una sección de texto en un libro, la sección resaltada se destaca, haciendo que se centre tu interés en ese área. De hecho, los especialistas en lectura rápida recomiendan utilizar un palito o un bolígrafo para leer con el objetivo de ganar tiempo en la fijación de la atención.

La atención te permite desconectarte de información irrelevante con el objetivo de focalizar tu energía en aquella otra información que sí te importa.

mejorar la atención
Hasta él necesita poner su atención al máximo en la partida.

Algunos elementos importantes de la atención

1. La atención es limitada

Existen una enorme cantidad de investigaciones que han tratado de desvelar exactamente la cantidad de cosas que podemos atender y durante cuánto tiempo. Los investigadores han encontrado que las variables clave que afectan a nuestra capacidad de permanecer en una tarea incluyen: el grado de interés que tengamos en el estímulo y el número de distractores que experimentemos. Los estudios han demostrado que la atención es limitada en términos de capacidad y duración, por esta razón cuanto más centrados en la tarea estemos a la hora de estudiar ajedrez más productiva será la preparación, esto implica evitar simultanear acciones como la televisión, el teléfono móvil, conversaciones etc…

2. La atención es selectiva

Dado que la atención es un recurso limitado, tenemos que ser selectivos con lo que decidimos enfocar. El proceso de no focalizarte en determinados estímulos, a menudo se produce tan rápidamente que ni siquiera te das cuenta de que los has dejado de lado a favor de los demás.

Una de las personas que más ha contribuído al estudio de la atención ha sido Donald Broadbent y A. Treisman. Por si deseas ampliar la información.

3. La atención es una parte básica del sistema cognitivo

La atención es un componente básico de nuestra biología, que está presente incluso desde el nacimiento. Nuestros reflejos nos ayudan a determinar qué eventos de nuestro entorno tienen que ser atendidos, es un proceso que ayuda a nuestra capacidad para sobrevivir. Los recién nacidos asisten a los estímulos ambientales tales como ruidos fuertes. Un golpecito contra la mejilla desencadena el reflejo de búsqueda, haciendo que el bebé voltee su cabeza hacia su cuidadora y busque su alimento.

Estos reflejos de orientación nos siguen beneficiando durante toda la vida. El bocinazo de un vehículo nos alerta instantáneamente de un coche que se aproxima, por ejemplo. Todos estos estímulos captan nuestra atención y nos inspiran a reaccionar en nuestro medio ambiente.

Una vez sentados los puntos anteriores entraré a explicarte qué puedes hacer para mejorar tu atención:

 icon-lightbulb-o Lo primero, gestión adecuada de tus expectativas.

Nadie está 100% concentrado en una partida. Por lo tanto, el objetivo no será ese. Fíjate un objetivo alcanzable, como disminuir el número de distracciones en un período de tiempo.

  Céntrate en el aquí y en el ahora.

Para poder olvidarte del resto puede ayudarte una técnica sencilla que es observar elementos pequeños del tablero, centrarte en cosas pequeñas.

  Procura no cambiar demasiado de opinión.

Si has evaluado una posición favorable o desfavorablemente, o si has definido un plan a medio plazo procura respetarlo y tu atención se incrementará. Esto no significa que no debamos reevaluar o reorientar los planes.

  Identifica los factores estresantes.

Los factores estresantes actúan como un imán para atraer la atención de la productividad. Un primer paso para la focalización se conoce como “despejar el espacio”. Se trata de hacer un inventario de los factores de estrés que llevas contigo ese día y “despejar hacia fuera” de tu cuerpo. Joan Klagsbrun, una psicóloga clínica y profesora de la Universidad de Lesley, especialista en atención dice que se puede lograr esto imaginando que estás depositando cada inquietud o problema a cierta distancia de ti, como por ejemplo en un cajón o en una caja situada lejos de ti, o en un barco mientras te imaginas sentado en una playa. La sensación de liberación es suficiente para el momento de la partida, y podrás centrarte en la tarea en cuestión.

El archiconocido psicólogo y especialista en inteligencia emocional Daniel Goleman, dice que nuestro cerebro “da preferencia a nuestras distracciones emocionales (…) y nos quiere ayudar a prestar atención a lo que nos importa”. Si eres capaz de observar tus emociones cuando sientes que tu atención escapando porque estás pensando en lo que te preocupa, parar y simplemente tomar nota de tu estado emocional, puede ser suficiente para que tu atención se “recanalice”. Por ejemplo, un simple, “me siento ansioso otra vez sobre XYZ” o “Estoy enfadado porque me acabo de acordar del incidente de ayer con respecto a XYZ” actúa reduciendo la intensidad de tu interés en esa preocupación y en ese momento.

Otra estrategia para hacer frente a las emociones perturbadoras es aprender a cambiar deliberadamente tu atención en otra parte. Por ejemplo, levantarte. Aunque abusar demasiado de esta herramienta puede afectar directamente en tu concentración.

   Practica ejercicios atencionales.

Boris Becker, el conocido deportista, dedicaba parte de su preparación a este aspecto. ¿Cómo lo hacía? Colocaba una pelota de tenis sobre la televisión encendida y la miraba fijamente para centrarse únicamente en ella, y de ese modo aprender a eludir los distractores naturales de un partido de tenis (público, climatología, etc…). En ajedrez podemos hacer algo parecido con posiciones sencillas, cerrando los ojos y visualizando en nuestra “pantalla mental” la misma posición. Céntrandonos en esa imagen virtual y aumentando progresivamente la duración del ejercicio.

   Medita. Por último, una recomendación que he dado en infinidad de artículos.

No sólo la meditación te ayuda a mantenerte fresco, tranquilo y sosegado, las investigaciones han demostrado también una y otra vez que la meditación consciente puede aumentar tu capacidad de atención de manera significativa.

mejorar la atención
¿No te parece maravilloso?

En un estudio, 140 voluntarios participaron en un curso de ocho semanas de entrenamiento de la meditación. Después de las ocho semanas, todos los voluntarios mostraron mejoras medibles en la capacidad de atención, así como otras funciones mentales.

De verdad, no tienes que pasar tus días meditando en un monasterio para  beneficiarte del poder de la meditación. Las investigaciones han demostrado que sólo de 10 a 20 minutos de meditación al día son suficientes. Y lo que es más importante, vas a ver mejoras en tu atención después de sólo cuatro días.

Para acabar te dejo una meditación consciente que te animo a que pruebes. Tiene miles de visitas en youtube y es realmente fantástica.

   Bonus. También tienes sustancias que pueden ayudarte a tu concentración: Sustancias legales para mejorar tu rendimiento en ajedrez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here