Compartir

El triste e incomprensible atentado de nuestros compatriotas franceses en París ha inspirado este artículo, que pretende ser un homenaje de toda la comunidad ajedrecística hispanohablante a esta ciudad de tanta identidad y a toda la nación francesa.

París fue uno de los centros principales de los jugadores de ajedrez en el siglo XVIII y XIX. En los cafés de la época (Café de la Régence, Cafe Procope…) jugaron Voltaire, Napoleón, Morphy, Aderssen, Janowsky. Toda una relación de jugadores que pasaron a la Historia después de que el ajedrez italiano hubiera iniciado su decadencia.

Antes de la Revolución Francesa jugadores como Philidor, Verdoni, Léger o Carlier, se batían “en duelo”, hasta que este fenómeno histórico interrumpió el juego y la vida diaria ajedrecística en la bella ciudad parisina.

Años más tarde, casi 20 años después, Bernard y Carlier iniciaron la “reconstrucción” y la recuperación de la escena del momento reclutando jugadores por todos los rincones de la ciudad. Hasta que reclutaron al joven Deschapelles que tenía un talento innato para el ajedrez y pronto se convirtió en uno de los mejores jugadores del momento.

Es curioso, que este talentoso jugador ya dejara plasmadas sus teorías sobre cómo debía estudiarse el ajedrez. Según él, el estudio de las aperturas era una completa pérdida de tiempo. Este jugador tuvo un pupilo que pasó a la Historia y que fue conocido durante los siglos posteriores antes de que la importancia del ajedrez francés se desplazara a Inglaterra tras la muerte de Philidor . Su pupilo fue el archiconocido De la Bourdonnais.

De la Bourdonnais en 1834 se enfrentó en un famoso encuentro con Alexander McDonnell en el que disputaron 88 partidas, de las cuales el francés venció en 44, perdió 30 y 14 acabaron en tablas. Y en este encuentro tuvo lugar la partida inmortal por excelencia, en la que  Mcdonell era reducido por Louis Charles Mahe De La Bourdonnais en un encuentro épico, en el que el segundo jugador consiguió 3 peones pasados a cambio de varios sacrificios. Esta partida se dice que es la favorita de Gary Kasparov.

Alexander McDonnell – Louis Charles Mahe De La Bourdonnais

Posición en la que acabó la partida. Tres peones en la segunda fila de las negras...
Posición en la que acabó la partida. Tres peones en la segunda fila de las negras…

Pero aparte de esta conocida partida, he querido bucear en la producción ajedrecística parisina para ofreceros algunas partidas adicionales de ataque.

Paul Morphy – Carl Isouard

Anderssen – Kieseritzky 

 

Si te han gustado estas partidas te recomiendo que te leas mi Guía para entender el ajedrez dinámico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here