Compartir

Hace unos días tuve conocimiento por medio de un buen amigo, de que un tal David Sirlin había creado una versión mejorada del ajedrez. La noticia saltó a la prensa en el periódico El Confidencial.

Según Sirlin: “la única manera de ganar el juego sea a través de la memorización de infinidad de situaciones y variantes, que generan un repertorio amplísimo de recursos que el jugador debe limitarse a ejecutar. Una afirmación que encaja con el ajedrez moderno, impuesto desde finales del siglo XIX y en el que, a diferencia de lo que ocurría con el romántico, el juego de posición se encontraba mucho más sistematizado.”

Sirlín también afirma que:  “las tablas abundaban hasta un porcentaje del 62% en el caso de jugadores de primer nivel, algo, según él, intolerable en cualquier juego moderno, y carecía de lo que denomina como yomi, en alusión al popular juego de cartas que él mismo creó. En este, el jugador está obligado a adivinar constantemente el próximo movimiento de su oponente que, a diferencia del ajedrez, no puede ser previsto a partir de la posición actual de las fichas. Además, se trata de un juego muy simétrico, en el cual ambos ejércitos tienen fichas con las mismas características”.

Como “solución” a lo que lo que para él eran problemas inaceptables, propone una serie de “mejoras” que paso a describiros:

Némesis

Sólo el rey puede comer a la reina, que sólo puede comer al rey. Los peones pueden moverse en cualquier dirección hacia el rey enemigo, aunque como en el juego habitual, sólo pueden comer en diagonal. Tampoco pueden mover dos casillas en el movimiento de apertura.

Fortalecido

La torre, el alfil y el caballo pueden adquirir los movimientos de las piezas de su ejército que les rodean en las casillas adyacentes, además de disponer de los suyos propios. En contrapartida, la reina se mueve como un rey.

La segadora

La reina (“segadora”) se puede trasladar a cualquier lugar del tablero y comer, excepto a la última línea del enemigo o al rey. Las torres también se pueden transportar a cualquier lugar, pero son “fantasmas” y no pueden ser comidas ni comer.

Dos reyes

Cada ejército dispone de dos reyes, pero ninguna reina. El segundo rey puede ejecutar un movimiento adicional al final de su turno. Los reyes pueden destruir todas las piezas que los rodean en las casillas adyacentes en un único ataque. Pierdes si se efectúa jaque mate sobre alguno de los dos reyes.

Animales

Las torres se convierten en elefantes (sólo pueden moverse hasta tres casillas más allá, y no puede ser comida por una pieza que se encuentre más lejos de dos casillas), el alfil se convierte en tigre (sólo puede desplazarse hasta tres casillas, pero cuando come vuelve a la casilla en la que se encontraba al iniciar el turno), el caballo se convierte en caballo salvaje (puede comer las fichas de su propio ejército) y la reina se convierte en la reina de la jungla (que puede moverse como un caballo o una torre).

Desde TheZugzWangBlog debemos ser contundentes con este tipo de ocurrencias. Cualquier jugador federado, desde el más bajo nivel, hasta el más alto, sabe que no tiene ningún sentido lo que Sirlin propone. El problema llega cuando la noticia salta a los medios de comunicación y el gran público la acoge con estupefacción, pensando que pueda haber algo de cierto en lo que el diseñador de videojuegos afirma.

En primer lugar Sirlín no aparece como jugador en las listas FIDE, esto significa que probablemente no podamos otorgarle el nivel ni de un mal aficionado. Llevado el ejemplo al baloncesto, un deporte muy americano, vendría a ser el equivalente a alguien que alguna vez en su barrio ha lanzado un balón a una canasta, pero que nadie le ha explicado táctica, ni estrategia, ni mucho menos ha competido ni a un nivel local.

En segundo lugar, no tiene ningún sentido afirmar que la única manera de ganar al ajedrez es memorizando una infinidad de variantes. Probablemente esta sea una de las principales formas de perder, y no de ganar, salvo en la élite.

En tercer lugar, las tablas abundan en la élite porque el nivel es tan alto que se hace muy difícil generar desequilibrios posicionales o tácticos. Prácticamente no hay errores. Suele decirse que la élite duda tan sólo en un 5% de las jugadas, pero aún así no es desdeñable el número de partidas que se ganan y pierden.

En definitiva, el ajedrez tendrá siglos de vida, en la medida que la capacidad humana es limitada. Las propuestas de Sirlin son disparatadas y únicamente pueden tener cabida en ámbitos totalmente ajenos al ajedrez real.

sirlin_david_0-1-
El artífice del ajedrez mejorado.
Formador y jugador de ajedrez en activo que encuentra analogías en la vida con el ajedrez cada día. He jugado algunas partidas buenas y bastantes malas. Sigo en continuo aprendizaje. Actualmente divulgo mis ideas en artículos aquí y en mi canal de Youtube.

1 Comentario

  1. “Zapatero a tus zapatos”, reza un proverbio, desconozco si es español, quizá deba serlo, puesto que nuestro México, fue influenciado desde su conquista hasta nuestros dias. Cito el refrán, para decir, que ese tipo (“reformador” del ajedrez), debe dedicarse a lo suyo, según videojuegos. Que tanto enajenan a la juventud del mundo.- Y del ajedrez 960, sólo diré que fue otro disparate que distorsiona el tan maravilloso juego del ajedrez.- Si no han hecho caso a un gran campeón del mundo, como Capablanca, que leí un artículo que él sugirió la creación e introducción de una pieza más (dos piezas por bando), algo similar a los alfiles, que tuviesen dos movimientos algo asi como alfil y caballo, no recuerdo exactamente. Daniel tu debes saber mucho más al respecto.- TE envio saludos afectuosos, desde Nayarit México.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here